jueves, 23 de julio de 2015

Qué cuqui queda, al mencionar a alguien de relieve, utilizar el nombre de pila en lugar del apellido. «Conozco a Fiódor (Dosstoyevski) desde que leí Memorias del subsuelo.» Bueno, no es un buen ejemplo, porque está muerto desde hace... demasiado tiempo y en estas estafillas, para que el embaucamiento haga mella en las almas cándidas, no hay que perder de vista del todo la verosimilitud. Mejor alguien muerto recientemente o que aún esté vivo y coleando. Yo, personalmente, tenía debilidad por Carlos Jesús; como se dice hoy en día, era el amo. Y no sólo por ser la reencarnación de Jesucristo, sin quitarle merito a la cosa, sino porque, a pesar de vivir en Dos hermanas, Sevilla, donde curaba por la fe, llevaba una vida paralela en Raticulín. Qué pillastre. Una gran persona y mejor marciano. Y era muy apañado; aquí, en el planeta Tierra, se desdoblaba en Micael y en Cristofer, mi preferido, el encargado del mantenimiento de las naves espaciales.

Es cierto que Pablo Iglesias conoce a Alexis Tsipras, pero ese afán suyo por llamarlo Alexis, en público, una y otra vez, es un tanto sospechoso. Sobre todo porque todos vimos como su Alexis ni lo miró cuando entró en la Eurocámara, y eso que Iglesias se esforzó desde su posición, alargando el brazo, para tocar al prota del momento. Alexis, su Alexis, ni lo miró ni le devolvió el saludo. Ya estaba el griego preparando la cucamona y no quería contacto con el revolucionario español. Ha salido rana Alexis. Todavía lo justifica Iglesias, de terrorismo financiero inadmisible, en horas pasó a contradecirse para justificarlo en el giro radical que dio el griego al presentar su plan de reformas; y es que si no, era la catástrofe, dijo el español repitiendo como un lorito la justificación que dio el primer ministro de Grecia a su pueblo. A Pablo Iglesias, cuando mencioné en el futuro a su Alexis, no le va a quedar más remedio que nombrarlo por el apellido. Distancia; ya no será cuqui llamarlo Alexis. Je Je.


Para que quede claro, estoy encantado con la irrupción de Podemos. Aunque no los voté.

No hay comentarios:

Publicar un comentario