jueves, 9 de julio de 2015


He visto a S. esta mañana cuando me dirigía a la compra. Al verme me dijo que justamente estaba pensando en mí, cuando me ha visto aparecer. Yo la salude sin dar importancia a lo que había dicho y ella volvió a repetírmelo. Sonreí. Muchos queremos ver designios superiores. Divinos, Jungianos o de destino... No sé. El último designio mío: hace un par de semanas, Lola, la perrita, y yo, sentados en un banco del parque. Le dije a Lola: “Mi fiel compañera de viaje.”, y la acaricié. Cuando deje de hacerlo, miré al suelo y leí escrito en él lo siguiente: “ BUEN VIAJE”. La frase estaba escrita con spray negro, era muy grande y la tenía justamente a mis pies pero no la había leído hasta ese momento. No sé, ¿construcciones?, la mente percibe los círculos cerrados aunque éstos no lo estén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario