sábado, 4 de abril de 2015


Novedades: el japonés da masajes, para las malas posturas, sobre todo su clientela son músicos; su mujer, fue bailarina; la madre de su mujer, una inglesa encantadora, supervieja, es, ahora, profesora de inglés, vive en Lebrija, antes fue periodista y ¡actriz! Algún día haremos Quién teme a Virginia Woolf ambos, es mi fantasía. Son budistas: me lo imaginaba; yo, aun siendo judío cristiano protestante, lo mejor de mí es budista. Nos caemos bien. Y luego está M., la cieguita. He encontrado mi familia y otros animales, adoran a mi hija y hemos sido invitados a Lebrija con la inglesa anciana extravagante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario