sábado, 21 de febrero de 2015



El Tao es la integración de los contrarios, la armonía; he acariciado a un perro que se llamaba Tao y no se me ha pegado nada; el encandilamiento, esa es otra, es tremendo, la gente pierde la cabeza, la suya, toda la vida, ya les puedes hablar de que el pollo al whisky es el pollo a la picana de whisky: no se enteran. Sé que coexisten el bien y el mal, ¡joder, si los tengo dentro! Las tonterías del bien y el mal, dicen los que ignoran que el mejor pollo al whisky es el pollo a la picana de whisky.
El encandilamiento: el embobamiento, la ignorancia de la vejez, la enfermedad y la muerte; ya lo dijo a su hora el Buda.

Limpiaremos además del nuestro algún que otro Karma por la hoja de servicios, vale.

No hay comentarios:

Publicar un comentario