miércoles, 14 de enero de 2015


Y, claro está, vuelvo a las andadas con Bob Fosse.
¿Conducta repetitiva, cuasi neurótica, como el abuso del Candy Crush? ¿O es algo lúdico e inofensivo sin más? ¡Dios mío, estoy hecho un lío!  



Joder, se me olvido poner a mi espectador favorito, mi modelo de identificación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario