lunes, 5 de enero de 2015


Te condeno, Rachid, a ser inmune. Podrás mirar al sol un par de minutos, o más según cumplas los años que hemos prefijado para ti. Pero no serás inmune a la seducción de la mujer. Y sufrirás por ello. Palmea el suelo pero no conseguirás apaciguar al Señor de los Infiernos. Recorrerás el camino y cuando intentes escapar de lo apolíneo pagarás tu atrevimiento.

 De Las mil y una noches apropiadas.
Un cuento chino inventado.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario