domingo, 28 de julio de 2013

viernes, 26 de julio de 2013

11




_ ¿Qué quieres cambiar de ti, hombre de alquimia?
_Sólo quiero conservar, la gotita de sangre, siempre fluida, que en la yema de mi dedo causaron dos espinas.

 La pérdida nunca quiere irse. Los azahares tampoco, regresan cada primavera, ayer. La pérdida regresa en el ayer, sabe que siempre habrá hoy azahares de ayer para ella. Su primavera. La perdida nunca quiere irse pero acoge y es la bienaventuranza de los que llegan.


Cosas del blog, del ayer.

10

jueves, 25 de julio de 2013

9

El subtexto en Chejov es importantísimo, lo que no se dice, lo que se calla. Y los silencios.

8

1

Lacan (...) trae otra fàbula a modo de imagen, dice: el YO es la intrincación de un paralítico y un ciego, en este doble nivel: al YO concibámoslo como siendo por una parte un paralítico, lo que tiene que ver con la insuficiencia, la imposibilidad de movimiento, de sostén, un paralítico que no puede moverse sino con torpeza, incoordinación. Este paralítico nos remite a la experiencia del niño antes de experimentar el Estadio del Espejo; que se mueve torpemente, que no tiene una imagen unificada; es una metáfora de lo que es un bebè, queremos a nuestros bebés y nunca se nos ocurriò pensar que un bebè es un paralítico. (...) Por otro parte, la otra mitad de la imagen del YO es ciega, no se ve más que a sì misma. Esta ciega es la que conduce a este paralítico. (...) Trae otra imagen: la de la serpiente y el pàjaro para subrayar la cuestiòn de fascinaciòn que hay en la constituciòn del YO, la constituciòn del YO tiene un elemento de fascinaciòn. Tiene que ver con la mirada del Otro, la mirada fascinante del Otro que ciega y captura al sujeto.

Benjamín Domb




Ser conscientes de todo ésto es clave a su vez para la constitución del yo. Una vez reconocidos: ego, yo consciente, otro, hay que determinar la parte que desempeñan en ello. Una mirada distanciada del yo, ser otro -no en mera escisión "yo es otro" de la modernidad, sino en abstracción de uno mismo-, el autoanálisis, da forma mientras se forma al yo. No basta con enunciar, hay que buscarse, y el camino es la adquisición de consciencia, de lo contrario lo que no es determinismo en sí, por una falta de profundidad que no exonera al individuo de responsabilidad, acaba convirtiéndose en tal. 
Es obvio que en la constitución del yo participa la mirada del otro, es una necesidad, pero el elemento de fascinación en el ego tiene que ser dilucidado, si ciega y captura al sujeto habrá que saberse el porqué y esclarecer esa necesidad del ego de la mirada fascinante del otro. En aras del yo.


martes, 23 de julio de 2013

7


Me he cortado el pelo, las greñas, y con unas gafas de aumento -de pasta-, que he heredado de mi cuñado, tengo un aire a Marguerite Duras. El resultado sería el Christian Bale de El maquinista con gafas. Estoy en la mejor época de consunción de mi vida. La apariencia de un ser espiritual en
renuncia permanente o de un politoxicómano con aires intelectuales, hay donde elegir.



En el espejo de la peluquería, sentado en el sillón de peluquero con la cinta blanca en torno a mi cuello visible, el pelo ya corto y las sienes plateadas, parecía listo para ir al Vaticano. A perseguir regentas.


El evangelio del domingo pasado, Marta y María (Lucas 10, 38-42).

6

ego.
(Del lat. ego, yo).
1. m. Psicol. En el psicoanálisis de Freud, instancia psíquica que se reconoce como yo, parcialmente consciente, que controla la motilidad y media entre los instintos del ello, los ideales del superyó y la realidad del mundo exterior.


Individuos respecto a nuestra especie, identidad respecto a otros individuos y el medio -el yo consciente- pero el que brega con la madre del cordero, los instintos, los ideales y la realidad es parcialmente consciente: el ego. Así nos va. El sentido ético de más altura, el más acendrado, habría de dimanar del ego, pues es allí donde se celebra la verdadera batalla del ser, pero entrever es el límite. La tarea en la vida es ganar consciencia: irrealizable, pero es la tarea.*


*Mezquindad: Si no, aunque lo detestes, al final te parecerás a tus progenitores. 

5

Uno de los temas recurrentes de Chejov, el amor fallido.
El desengaño amoroso unido a la conciencia vergonzosa del fracaso. Relaciones cruzadas: los personajes aman siempre a quien no les corresponde. En general la fragilidad de los sentimientos amorosos, producen un vivo dolor.

Copiado de la Web.

lunes, 22 de julio de 2013

4



La chica no puede comunicar con Marcelo. Rompe la cuarta pared y mira a la cámara. ¿Qué comunica frontalmente al espectador? ¿Puede la pureza abrirse paso? o es el fundido en negro el que sale al paso.  

3

Está ocurriendo, los segundos, minutos y horas sobrevienen y las ruedas dentadas del reloj que les dan paso trituran inmisericordes los sobrevenidos. Lo que queda de ellos -mi temor más profundo- cobra una nueva forma absoluta, paradójicamente en un presente extraño, de mecánica relativista: la derrota no es la de ahora, su triunfo reclama el esplendor en la hierba, calando incluso la belleza que subsiste en el recuerdo, el consuelo de Wordsworth.

La dureza sobre el perdedor. Senil o clarividente el perdedor, la perdida agiganta sus dominios. Lo irreparable.

domingo, 21 de julio de 2013

2






A la izquierda, ‘Rosa Meissner en el Hotel Rohn, Warnemünde’, fotografía de Edvard Munch que le sirvió de modelo para su óleo ‘Mujer llorando’ (derecha). Ambas, de 1907.

sábado, 20 de julio de 2013

1

Las olas empapan la arena, un poco del agua se integra en el estado sólido, el resto retrocede, orillas conocidas y desconocidas reciben su caudal. No estoy en una playa, pienso en la comunicación, en las calidades de los elementos, en la arena y en el agua, en la necesidad del barro y en la necesidad del diálogo interno, el más exigente, tan difícil y doloroso; en su rehúso, en la acuciante necesidad de lo banal en las personas; en lo banal como remedio, "te tienes que frivolizar", me decía una conocida. La firmeza en lo banal. El ser resultante, vivo pero lejano. Elegir la vida o simplemente vivir. Yo elijo la vida, no me sale otra cosa.


Mañana iré a la iglesia, una celebración, rito, oficio, cualquier religión me serviría para buscar la gruta.  

Munch


jueves, 18 de julio de 2013

El cine en casa

Chica: Fingías que me amabas.

Bond: ...

Chica: Y además eres un espía del KGB.

Saliendo del cuarto, este diálogo de Alta tensión en la tele del salón. Impagable.

 Siguiendo con el cine, ahora ponen Historia de una monja. Mi padre: ¡Quita, quita! (cambiando de canal), eso para ti, ahora que estás santo.

Mora

Voy a sacar a la perruna, ha escuchado esta canción de Cecilia y el caso es andar, parece que dice.

Hoy he escuchado varias canciones suyas, la he rememorado y he sentido su presencia con la piel de gallina, qué sensibilidad la de Cecilia.

Ramo

“Miro de frente, a los ojos de las personas, y en raras ocasiones me acierto a ver en sus miradas. Si no me veo ¿dónde estoy? Si me veo, estoy en ellos y ellos me ven. Deseo miradas y no globos oculares.”


Si lo que deseo, y ya sólo veo, es mirada de deseo -vanidad otoñal-, la propia mirada pasa a ser anatomía con ínfulas.





lunes, 15 de julio de 2013

Roma

Respuestas indirectas. El cielo está encapotado, miro arriba y me pregunto cuándo saldrá el sol, y abajo en la tierra, donde nunca esperaría la respuesta, en un trocito de vidrio un rayito inesperado: fulge el sol. La totalidad me está vedada, mi límite: estar abierto con humildad a una sabiduría oblicua.
En consecuencia, cuidar mi verdad, sin rango y perecedera. Saberlo.


Otras cosas, ayer, el evangelio: La parábola del buen samaritano (Lucas 10,25-37) 

jueves, 11 de julio de 2013

Amor

Amor mío, te amo, con la medianía del entendimiento que se tiene del tiempo (el tic-tac sucediéndose), me pongo en sus manos. No se conoce, tengo la convención como todos, estoy en sus manos. Y por historias cuya intensidad nos achica y por tres colores: blanco, negro y gris estoy también en sus manos. Pero el tiempo es algo más, nuestro conocimiento es insuficiente. La maquina del tiempo no reside potencialmente en el intelecto. Un segundo le bastaría al tiempo para darse a conocer si fuese otro el límite comprensivo, y no humano. Para mí y para todos, la maquina del tiempo está hecha de tiempo.

miércoles, 10 de julio de 2013

Amor

El saco sobre un hombro y caminar mientras el pienso se va derramando -hay que saber dar de comer a los cerdos-, si no te comen los pies, y aún más. Me quiero aplicar el método; si detenido comunico conmigo, corro el riesgo de devorarme. Contactar sobre la marcha, que al paso alternen aire y tierra los pies. Ojalá lo consiga, éste sería el principio de una gran amistad, creo. No soy un cerdo pero los defiendo, me defiendo, no somos animales impuros.

Miro de frente, a los ojos de las personas, y en raras ocasiones me acierto a ver en sus miradas. Si no me veo ¿dónde estoy? Si me veo, estoy en ellos y ellos me ven. Deseo miradas y no globos oculares.

La ausencia del amor, su silencio.

Cada día, cada día contiene el principio y el fin. Conciencia lúcida para no extraviarme del día, para ayunar espejismos.

Pienso en la reunión, no sé si habrá otra vida pero añoro la reunión. Hace años tuve un sueño muy lúcido. Lloraba de felicidad al despertar. Todos eran homínidos peludos menos yo. Yo era ellos y ellos yo. Nos abrazamos gritando desde las tripas.


Si pudiera desprenderme de tanto que me sobra y caminar.

lunes, 8 de julio de 2013

Amor

Tiendo al misticismo desde niño. De joven, en los 80, lo ocultaba; mis amigos me consideraban un moralista, era suficiente: los prejuicios y la comprensión social peyorativa de este estado me han mantenido agazapado desde entonces.

Un hombre que no cree en Dios, que llama Dios al sentido ético sublimado en espiritualidad, pero que cuenta con una relativa propensión mística natural para acceder donde la racionalidad y el mundo sensorial no le llegan: (este subjetivismo mío me separa por igual de los escépticos como de los creyentes en sus diversas modalidades).

Y unas veces tiene fe en su construcción y otras no. Pero nunca la pierde en la que no depende de nadie y, tal vez, de nada.

Sin embargo, hoy domingo, he ido a misa. Necesitaba un lugar de recogimiento y un banco de madera donde desplomar mi humanidad.

Es como si Munch decidiera desplomar su naturaleza muerta en el banco de una iglesia

"Y quien ha esperado lo suficiente, esperará eternamente, pues transcurrido un tiempo determinado ya nada puede ocurrir, nadie puede venir, y no queda nada salvo la inútil espera. Tal vez sea éste precisamente su caso"
Beckett (Malone muere) Lo cita Kertész en Diario de la galera.

Cerca de 40 años hacía que no iba a misa, hubiese preferido una iglesia protestante, por la sobriedad; no obstante, esta parroquia de San José Obrero no estaba muy recargada. Debido a los colegios de curas, y a vivir en la tierra de María Santísima, estoy familiarizado con las imágenes religiosas. La que mueve más en mí, la del Cristo crucificado.

Durante todo el oficio religioso tuve los ojos anegados en lágrimas, pero no las deje manar libremente, por discreción. Nadie se dio cuenta. El evangelio ha sido enjundioso y de gran ayuda (Lucas 10, 1-12.17-20). Recordaba réplicas al sacerdote que ignoraba que sabía y tras un momento de titubeo me acerque a una señora que estaba en el otro extremo del banco que compartíamos y le estreche la mano, deseándonos la paz. La paz sea contigo, se dice.

Después, más tarde, tomando un refresco, mi padre entabló conversación con una camarera. Estaba divorciada desde hacía 4 años, tenía dos hijos, su ex la adoraba (fueron sus palabras), ella lo quería muchísimo pero ya no estaba enamorada de él, volvieron a juntarse pero... nada. Infructuosamente; volvieron a separarse. Repitió que sin estar enamorada, a pesar de que lo quería muchísimo, no era posible la continuidad de su relación. Me vi reflejado.

En la misa, por fin acatamiento: Hágase la voluntad del Señor. Y en el bar, desenmascaramiento de la ilusión. Mi ilusión. Dos mensajes ¿Tengo oídos, o no?

El comienzo del olvido, no sentir para no estar y no pensar para no recordar que se está.



martes, 2 de julio de 2013

m

Y una de propina.

¡Ojo!, que yo no me voy.



g




GLOSA

Sin arrimo y con arrimo,
sin luz y a oscuras viviendo
todo me voy consumiendo.

Mi alma está desasida
de toda cosa criada
y sobre sí levantada
y en una sabrosa vida
sólo en su Dios arrimada.

Por eso ya se dirá
la cosa que más estimo
que mi alma se ve ya
sin arrimo y con arrimo.

Y aunque tinieblas padezco
en esta vida mortal
no es tan crecido mi mal
porque si de luz carezco
tengo vida celestial
porque el amor da tal vida
cuando más ciego va siendo
que tiene al ama rendida
sin luz y a oscuras viviendo.


Glosa a lo divino

Por toda la hermosura
nunca yo me perderé,
sino por un no sé qué
que se alcança por ventura.

I

Sabor de bien que es finito
lo más que puede llegar
es cansar el apetito
y estragar el paladar
y assí por toda dulçura
nunca yo me perderé
sino por un no sé qué
que se halla por ventura.

II

El coraçón generoso
nunca cura de parar
donde se puede passar
sino en más difficultoso
nada le causa hartura
y sube tanto su fee
que gusta de un no sé qué
que se halla por ventura.

III

El que de amor adolesce
de el divino ser tocado
tiene el gusto tan trocado
que a los gustos desfallece
como el que con calentura
fastidia el manjar que ve
y apetece un no sé qué
que se halla por ventura.

IV

No os maravilléis de aquesto
que el gusto se quede tal
porque es la causa del mal
ajena de todo el resto
y assí toda criatura
enajenada se vee
y gusta de un no sé qué
que se halla por ventura.

V

Que estando la voluntad
de divinidad tocada
no puede quedar pagada
sino con divinidad
mas, por ser tal su hermosura
que sólo se vee por fee,
gústala en un no sé qué
que se halla por ventura.

VI

Pues, de tal enamorado
dezidme si abréis dolor
pues que no tiene sabor
entre todo lo criado
solo sin forma y figura
sin hallar arrimo y pie
gustando allá un no sé qué
que se halla por ventura.

VII

No penséis que el interior
que es de mucha más valía
halla gozo y alegría
en lo que acá da sabor
mas sobre toda hermosura
y lo que es y será y fue
gusta de allá un no sé qué
que se halla por ventura.

VIII

Más emplea su cuydado
quien se quiere aventajar
en lo que está por ganar
que en lo que tiene ganado
y assí, para más altura
yo siempre me inclinaré
sobre todo a un no sé qué
que se halla por ventura.

IX

Por lo que por el sentido
puede acá comprehenderse
y todo lo que entenderse
aunque sea muy subido
ni por gracia y hermosura
yo nunca me perderé
sino por un no sé qué
que se halla por ventura.


Tras un amoroso lance

Tras de un amoroso lance
y no de esperanza falto
volé tan alto tan alto
que le di a la caza alcance.

Para que yo alcance diese
a aqueste lance divino
tanto volar me convino
que de vista me perdiese
y con todo en este trance
en el vuelo quedé falto
mas el amor fue tan alto
que le di a la caza alcance.

Cuanto más alto llegaba
de este lance tan subido
tanto más bajo y rendido
y abatido me hallaba
dije: "No habrá quien alcance".
Abatíme tanto tanto
que fui tan alto tan alto
que le di a la caza alcance.

Por una extraña manera
mil vuelos pasé de un vuelo
porque esperanza del cielo
tanto alcanza cuanto espera
esperé solo este lance
y en esperar no fui falto
pues fui tan alto tan alto,
que le di a la caza alcance.



La mezcla que hizo Silvio de tres poemas de San Juan de la Cruz.