domingo, 3 de noviembre de 2013


Recupero los diarios de Kafka de la bolsa de plástico de traer y llevar donde los tenía confinados. Hora y media de lectura. Consuelo. Su aislamiento interior me reconforta; la honestidad de su lucha, abocada siempre al fracaso. Su ser me admira. Tenemos una misión (vaciado de contenido presuntuoso el concepto) para con nosotros mismos y la tenacidad de Kafka para con la suya es ejemplar: es el antihéroe más heroico que pudiera concebirse.

Casi al finalizar la lectura, doblo la almohada sobre si misma y el dolor de mis cervicales desaparece ¿Por qué no lo hice antes? Debe ser el influjo del escritor. La luz de la lamparilla proyecta en la pared, a mi izquierda, la sombra de mi cabeza. Ella, la sombra, lo sabe todo y está harta; mientras yo estoy harto pero yerro. Su influjo, su bendito influjo.     

4 comentarios:

  1. Los libros algunas veces dicen cosas. Pareciera que estuviesen hechos por personas. Pero seguramente no. Porque sale uno a la calle y las personas raramente dicen algo. Igual es que esperan estar a solas para pronunciarse. Eso será.

    ResponderEliminar
  2. Esto se explica, señor Blas, porque si hubiese muchas personas que dijesen algo tendríamos que tener estanterías enormes para colocarlos. Además, si es raro que las personas digan algo, más raro es aún que sepan escuchar. Siempre se ha dicho que con los libros se puede dialogar, uno al leer dialoga consigo mismo, después con el libro, después consigo libro y así hasta que este se acaba. Yo leía en mi primera juventud gracias a las ediciones de bolsillo, si hubiese tenido al mismísimo Kafka en una estantería se me hubiera muerto el pobrecito por falta de medios para mantenerlo.

    ResponderEliminar
  3. Yo ya sólo leo Wikipedia y Quora (que no Cuore eh, tampoco hemos llegado a eso). El 90% de los libros son basura y el 10% que no lo es me llevaría demasiado tiempo digerirlo y no me haría mås feliz. Quizå incluso mås desgraciado. Hay algún antilibro que pueda leer para volverme mås estúpido?

    Walrus

    Y pronto tendré cervicales como el Opal.

    ResponderEliminar
  4. ¡Anduve devolviendo unos videos, disculpe, en estos cuatro o cinco días transcurridos desde que leí su comentario!
    Buenos días.
    Surlaw, si cree que le puede sentar mal,no lea libros; la salud es lo primero.
    ¿Ser más estúpido para ser más feliz? -¿infiero bien?-: manuales de autoayuda, sin duda.

    Pobres mujeres jirafa, pobriñas...
    Es una alegría saber de usted.

    ResponderEliminar