jueves, 11 de julio de 2013

Amor

Amor mío, te amo, con la medianía del entendimiento que se tiene del tiempo (el tic-tac sucediéndose), me pongo en sus manos. No se conoce, tengo la convención como todos, estoy en sus manos. Y por historias cuya intensidad nos achica y por tres colores: blanco, negro y gris estoy también en sus manos. Pero el tiempo es algo más, nuestro conocimiento es insuficiente. La maquina del tiempo no reside potencialmente en el intelecto. Un segundo le bastaría al tiempo para darse a conocer si fuese otro el límite comprensivo, y no humano. Para mí y para todos, la maquina del tiempo está hecha de tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario