sábado, 1 de junio de 2013

Escucho a Jacques Brel y pienso en la alquimia de su ser, en la capacidad extraordinaria de transmutar vivencias, muchas dolorosas, en canciones bellísimas.

“… y la lógica no es la vida. La vida es paradoja. Como mínimo dos contradicciones a la vez. La construcción lógica no se acerca a la vida, a aquello que realmente experimentamos.” Kertész

El desgarro y, al tiempo, el sereno discurrir de la mirada, que se despide y apropia del alma de lo mirado y deja la cáscara al igual que ese bicho, creo que una araña, que inmoviliza y succiona los jugos de su víctima dejando el envoltorio. Material sublimado, en mezcolanza con material grosero, así almaceno mi depósito. Ahora, antes, y supongo que siempre así ha de ser ¿Y esto conforma mi ser?, me digo. Un día me saldrá un huevo de oro por el culo, lo mostraré a la gente y diré: Veis, al final la vida mereció la pena, me ha salido un huevo de oro por el culo.

Lo dejo, ha llegado el amor de mi vida.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario