martes, 4 de junio de 2013

 

Debía mi vanidad a la presencia, a la mirada de los otros. Los otros siguen estando pero disminuyo, disminuyo…, menguo sin desaparecer. Una lección aprovechada, apenas tengo vanidad ¿Humillaciones? ¿A qué?

No hay comentarios:

Publicar un comentario