miércoles, 22 de mayo de 2013


Dios mío, cuántas fatiguitas paso… Si no fuese por la niña, cambiaría de ciudad, de país, de continente, desaparecería para siempre.
No, no podría, me engaño: no puedo vivir sin verla: amarás y reventarás. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario