jueves, 3 de enero de 2013


                                                   
                                                                           Mi padre  

                                                                   



32 comentarios:

  1. den morsom hvalros6 de enero de 2013, 3:03

    ¿Con el que fue a ver Saló?

    Precisamente hoy me preguntaba yo por el origen, la razón y la decadencia del gorro para dormir. Entiendo el propósito del gorro para cocinar, ¿pero para dormir? ¿es para evitar llenar de pelos y caspa la almohada? ¿es porque hacía rasca en las habitaciones de antaño?

    Bueno, pues tras escribir lo anterior, la Wikipedia me lo ha confirmado: era por la rasca antes de que hubiera calefacción.

    ResponderEliminar
  2. Antiguamente la gente tendía a ser bastante calva, ya hasta de niños, y por eso se ponían gorros para dormir, unos gorros que al despertar cambiaban por una boina.
    Por supuesto en el pasado los grados eran más robustos y se sentía mucho más frío que ahora.

    ResponderEliminar
  3. damehåndboldspillerseer8 de enero de 2013, 20:13

    Dos comentarios:
    - ¿He dicho alguna vez lo mucho que me pone Melanie Safka de jovencita setentera?
    - El Viernes voy a ver un partido de balonmano femenino, vikingo y de pueblo. En el norte de Europa se valora mucho el balonmano femenino y a mí me parece muy bien que se promuevan los valores del deporte y de la igualdad de sexos, y estoy dispuesto a poner de mi parte.

    ResponderEliminar
  4. Estoy en el calentamiento y no sé si voy a poder aguantar todo el partido. Algunas son demasiado masculinas, pero otras están en ese punto donde piensas "qué sana está la moza", y luego piensas que "maciza" cobra un significado más literal. Por encima, las dimensiones del campo situan al espectador a sólo unos metros ¡qué tortura!.

    ResponderEliminar
  5. Son las mejores de nosotros, de nuestra especie.

    Alguien tiene que cifrar una imagen de esas jugadoras rústicas en un disco de oro y enviarla al universo; para los extraterrestres, para que comprendan porque nos es tan difícil sustraernos de la animalidad y sean condescendientes.

    Lo del gorrito con lacito me produce una íntima satisfacción, imagino a mi padre en un retiro para viejos clowns.

    ResponderEliminar
  6. 1983. Diane Lane está tremenda.
    2013. Diane Lane está tremenda.

    ResponderEliminar
  7. Prefiero la Diane Lane del 2013. Sin embargo, Angie dickinson me gusta joven y madura. Tengo dos nuevas vecinas en la puerta de enfrente, no sé si teñirme el pelo y empolvar con polvos de arroz mi cara o…, una de ellas es tan…

    ResponderEliminar
  8. Hombre, en 1983 estaba niñata, pero niñata comehombres. Y en con este vídeo me pone berraco:

    http://www.youtube.com/watch?v=grwfO10JUWE

    Qué pena que no sea ella la que cante. Me gustan las chicas con buena voz porque las cuerdas vocales son como una vagina que expresa emociones, pero las chicas con buena voz, en la realidad, suelen ser muy corpulentas. El mundo no es perfecto; o se tiene una cosa o se tiene otra (yo no tengo ninguna :) ).

    Luego, en el 2013 es una milf del copón, algo así como La Milf Suprema. De hecho podría ser una gilf.

    Pero cuando me enamoré de ella fue con Juez Dredd. Tanto que fui capaz de verme la peli entera.... que tiene huevos. En la escena final, Stallone se pega con el malo, y ella, como buena acompañanta femenina, se pega con la acompañanta femenina del malo, mala también ella. Qué romántico es hacer las cosas en pareja. Y la mala la llama "zorra!" y ella responde "No: ¡Juez zorra!" y la atiza.

    Habría que estudiarle el genoma a esa mujer, lo digo en serio.

    La rubia que ha puesto también está buenorris.

    Hace dos semanas conocí a una chica que me parecía muy interesante, y ha resultado ser una decepción.

    Hace un año rompí con mi ex. Ahora tengo ex. Es una palabra que me resultaba totalmente ajena, e incluso le veía un tufillo desagradable, como hortera, porque pensaba que dada mi manera de afrontar a las mujeres, bastante carente de artificios seductrices, cuando surgiera algo con una, sería algo sólido y no un arrejuntamiento perecedero de esos que practica la gente a la que más sueles oír la palabra "ex". Pero ahora tengo ex.

    ResponderEliminar
  9. Yo no tuve pareja hasta los 29 años, y sigo con ella. Antes, incapaz de ligar, como usted, tuve encuentros ocasionales –siempre ayudado por las copas-; en Tenerife fueron abundantes, con extranjeras fiesteras que me provocaron una gran desazón. Tuve, eso sí, posteriormente, una amante estable. No tengo, pues, ex. En la actualidad me creo capaz de sumergirme en cada rostro, en cada cuerpo, en cada psique femenina, como un naufrago que, sin bote, extiende el brazo a otros náufragos fútil pero solidariamente. Adoro las cicatrices.

    Un saludo, señora Diakonova, si es que aún nos lee.

    ResponderEliminar
  10. Y yo no tendré ex nunca porque lo encuentro, efectivamente, una vulgaridaz.
    Algo así como:
    Doctor, soy tan desproporcionadamente normal que a veces me autoenvidio.

    ResponderEliminar
  11. Señor Opal, tengo una aplicación que me avisa de cada post que tiene a bien a publicar y los leo, pero como algo muy lejano.
    Hace tiempo que no conecto con ustedes y no me sale ni un mísero comentario, los leo como el que ve un remake malo de Almodóvar titulado “Zumbados lejanos”. No encuentro otra explicación: me he hecho mayor.
    Gracias a un factor desconocido los vaqueros me quedan mejor que nunca lo cual me consuela enormemente de las incomprensiones a terceros. Su erotismo descafeinado del querer y no poder y las evocaciones reiteradas a mujeres que no existen me suenan a algo extraño, me saben a achicoria y a mí me gusta el café de Colombia ¿Ustedes no evolucionan?
    Ey. Paz, amor y sexo a mogollón. Pásenlo bien.

    Deker, usted sí que sabe, no le envidio pero casi.

    G.D.

    ResponderEliminar
  12. Se llama imaginación. No sé qué es peor, que no la tengas y lo cuelgues como virtud, o que te dediques también a lo inexistente pero te lo guardes, y cuelgues como virtud tus megachupis experiencias reales, que están condicionadas al mero hecho de haber nacido mujer y vivir los rituales de preapareamiento de la especie humana desde el otro lado. La fantochada de que si yo tomo café de Colombia, de que si yo evoluciono, y la condescendencia facilona que rezuma tu mensaje, están a nivel de conversación de adolescentas que se jactan de lo sofisticadas y evolucionadas que son... porque los hombres van detrás de ellas y les miran el culo. ¡Enhorabuena! ¡Te quieren follar! ¿Algo más?

    Y si tanta desazón te provoca leernos, no sé qué haces que no cancelas esa subscripción.

    ResponderEliminar
  13. Tener un nivel de frustración muy bajo, una beligerancia misógina y una total intolerancia hacia los gustos ajenos que difieren de los suyos – me gusta el café de Colombia tanto como a usted le va lo descafeinado – no va a beneficiar en nada para el cumplimiento de mis gratos deseos: paz, amor y sexo a mogollón.
    Parecen poseer la propiedad conmutativa, se podrían trastocar temporalmente comentarios y textos a lo largo de los años que el producto no varía. Si a ustedes les vale es perfecto, pero yo ya no conecto. Antes sí, ya no. Y no sé si hay magín por aquí más allá del que aporta Blas, pero la temática y las conclusiones que se manejan son muy, muy reducidas (lo de los rituales para el preapareamiento es ya un clásico argumental que lo mismo le vale a usted para un roto que para un descosido).
    Más que desazón es aburrimiento – con estos últimos comentarios me he divertido un poco, lo reconozco - . No va usted a saberlo todo, hombre.
    Pásenlo bien.
    G.D.

    ResponderEliminar
  14. Las mujeres hacen mano de la manipulación como los hombres hacen con la violencia. Es decir, es el arma que han desarrollado sus abuelos y abuelas para conseguir sus fines en mitad del salvajismo, y si bien hay especímenes que se salvan y prosperan en ambientes civilizados sin recurrir a las armas primitivas, el grueso sucumbe a su uso, e incluso los que no lo hacen a menudo, pueden caer en ello en momentos de desesperación o rabia.

    Eso no es misoginia, es antropología 101.

    Ese era un comentario dirigido al resto, porque contigo ya he cortado la comunicación cooperativa, vista tu actitud insoportable durante el último año. Pero ahora me dirijo a ti: te comportas como un animal de esos que se pone a repartir ostias, pero en versión femenina. Acudes a tus armas primitivas, por desesperación y ante la falta de una alternativa. Primero, los aires de sobradilla porque tienes coño y por ende te quieren follar. Es ese tipo de postfeminismo de peluquería que me da la risa, y me daría lástima si fuese mujer ¿Así es como quieres que te respeten, tontita? Usando esa carta revelas el vacío en valores más altos. Por otro lado, lo que llamas café descafeinado a tí también te gusta, lo que pasa es que lo escondes para que no te huela, hipócrita, mientras te exhibes tomando el café que consideras más cool. Y ahora manipulando: tachar de beligerante al que reacciona a tus tocadas de pelotas iniciales (un clásico de la manipulación femenina); que si no dejar de recalcar que Deker sí porque no habla de tetas, pero Opal y yo no porque sí (cizaña, otro clásico básico); envolver las pullas en formas buenistas para blindarte moralmente ante las respuestas, que sabes -y esperas- airadas (relacionado con lo primero); y así seguimos, cayendo más y más bajo. Te pediría que contaras hasta tres y te releyeras objetivamente, pero tengo ya muy pocas esperanzas de que seas capaz. Quizá cuando cuentes hasta mucho más que tres, se te cure el odio y puedas pensar con claridad de nuevo, pero entonces todas estas palabras estarán perdidas en los recuerdos.

    ResponderEliminar
  15. Cambiando de tercio. Menuda paliza que le han metido los españoles a los daneses en lo que es su venerado deporte rey. La prensa danesa iba muy chulita porque se creían ya ganadores... ahora van a tener claro las vikingas DÓNDE ESTÁN LOS BUENOS GENES.

    Por otro lado, cada vez nos ven más como a africanos: buenos metiendo pelotas en porterías, pero pobres y con gobiernos corruptos. Un día los Pirineos se van a abrir como una cremallera, España se va a descolgar de Europa, pero en vez de ir a la deriva como en la novela de Saramago, va a clavarse en África (el pincho de Andalucía parece una invitación a ello), y nuestro complejo colectivo se va a ver materializado.

    ResponderEliminar
  16. Walrus, lo de pasarse la raya, quedar como un gilipollas integral y echar tierra encima para ver si pasa le funcionará a usted con otras personas.
    El único que desprende odio, resentimiento y despecho aquí es usted.
    No creo que usted haya roto una relación con una mujer en su vida ni que lo vaya a hacer nunca, y no entiendo por qué se mete en ese jardín siendo mentira y sin que nadie, excepto usted, haya mencionado esos asuntos que son estrictamente privados.
    En la última comunicación que ha habido entre nosotros, hace mucho tiempo, usted llamaba a mi casa, y yo le indicaba que en ese momento no podía atenderle y de ahí hasta su ida de olla actual. Que usted me aboque a hacer estas aclaraciones es muy penoso y no le veo el fin.
    Su desprecio exacerbado, su ira, sus insultos vejatorios y sus expresiones de gallito machista de tres al cuarto: “¿Así es como quieres que te respeten, tontita?” me los paso por donde usted se imagina. Lo único que disculpa sus palabras es que está usted como un cencerro y, derivado de ello, muy solo, Walrus.
    Dejando de lado lo personal, sigo leyendo a Blas porque me entretiene y lo disfruto, sin embargo lo que aquí se escribe lo leo de pasada porque es lo de siempre y me aburre. Opal ha planteado indirectamente la cuestión de si sigo leyendo su blog y yo he contestado mi parecer y lo mantengo. Todo lo que usted le quiera añadir a esto es su cosecha.
    Disfrútenlo.

    ResponderEliminar
  17. Me he cuidado bastante de mencionar temas personales directamente. Si he rozado alguno, ha sido en clave, y eres tú la que rompe la estenografía al quejarte en público. Y te lo repito: por mucho que te hagas la buena y la tranquila ahora, la que ha empezado a lanzar ataques morales has sido tú, y que Opal te haya invocado no excusa ese comportamiento. Como anticipé en mi anterior comentario, te haces la víctima al recibir la justa respuesta a la chulería socarrona y ataques velados con los que tú misma has decidido hacer tu presentación.

    En cuanto a la soledad, la diferencia entre tú y yo es que yo me tomo la mía con humor, y me meto aquí, como hace años en el foro de Esponjiforme, a hacer self-deprecating humor, hablando de mis defectos y problemas sin pudor, y no a medirme la polla con nadie ni querer parecer más guay. Es un ambiente de honestidad, donde ninguno de los habituales ha humillado ni atacado a nadie nunca (salvo si se cuenta al intermitente Nabo en sus rachas agresivas, pero no es un precedente positivo precisamente). En cambio tú entras ahora yendo de chula, faltando al respeto y queriendo humillar al personal porque tu vida, segun tú, mola más, y por supuesto cubriéndote tus propias vergüenzas, porque si no cómo vas a molar. Y luego te quejas de que, como respuesta, te pongan los pies en la tierra. Sé consecuente con tus acciones, que aunque tú en el fondo creas que tienes impunidad para actuar como no quieres que actúen sobre ti, no la tienes.

    ResponderEliminar
  18. Por cierto, mientras comía he caído en una cosa: tiene gracia que te quejes de que yo saque temas personales -¿cuáles exactamente?- y tú te pongas a hablar de cosas como:

    La última vez que hablamos llamé yo. ¿Y? ¿A santo de qué viene eso? ¿Estás acomplejada? ¿No ves lo ridículo que suena que digas eso? Pero vamos, ya que lo dices, llamé porque gracias a tu deslealtad en lo que a pactos y promesas se refiere, unos rumanos se quedaron con las cosas que inocentemente dejé a tu cargo, por valor que estimo en unos 300 euros, y quería confirmar el contenido de la caja para la correspondiente denuncia. Se te olvida mencionar que colgaste con un desaire. Y mi respuesta actual tiene que ver con tus aires aquí, no con una llamada de mierda, que ni siquiera recordaba hasta ahora, y que sacas tu a colación para intentar ponerme como un resentido. No estoy resentido, ya no a estas alturas, pero si me tocas los cojones, reacciono.

    Lo de que si yo no he roto con una mujer en mi vida... de nuevo ¿A santo de qué viene eso? ¿De verdad tienes huevos para quejarte de que menciono temas personales, y dices eso? Me parece una gilipollez sin importancia, pero ya que lo sacas, en aras de la verdad, te recuerdo que sí lo he hecho. Por desgracia. Puedes mentirte a ti misma todo lo que quieras, pero a mí no me intentes vender tus reescrituras del pasado.

    Deja de sacar mierda, por encima tergiversando, para luego acusarme a mí de hablar de temas personales. Cada cosa que menciones y tergiverses aquí, la voy a responder con mi versión. En igualdad de condiciones, por mucho que te incomode.

    ResponderEliminar
  19. A ver si ahora por mentar al Nabo vamos a tener Nabo desatado…

    Un saludo, señor Blas.

    Y un saludo a las vikingas del mundo

    ResponderEliminar
  20. Creo que el Nabo está dado de baja.

    Esto es lo que tendría que haber pasado el domingo:
    http://tinyurl.com/ax5cggg

    ResponderEliminar
  21. He visto Tierra y Libertad y se me han saltado las lagrimillas al final. Soy demasiado vulnerable a la ficción, en todos los sentidos.

    ResponderEliminar
  22. De hecho, cuando el final de una obra de ficción me conmueve, me veo siempre consultando información sobre su realización y sus actores, de modo que mi cabeza sale de la caja de la ficción.

    ResponderEliminar
  23. Algo huele a podrido en Cuatro Caminos. Al Biofrutas cada vez le echan más agua.

    ResponderEliminar
  24. A Kim Kardashian le sale el baby hecho ya un guerrero, con armadura y todo. ¡Menuda incubadora, nen!

    ResponderEliminar
  25. Opal, si es que aún lee esto ¿Usted era de Sevilla o Granada? Si está por Granada en Septiembre nos podemos tomar unos batiditos. O sea unas cervezas ¡Url!

    ResponderEliminar
  26. Sí, aún estoy por aquí. Discúlpeme, Surlaw, por no contestar con regularidad; no lo tenga en cuenta, a usted lo aprecio mucho. Y al señor Blas.

    Soy de Madrid pero vivo en Sevilla. Y soy un borracho que no ejerce, sigo sin beber alcohol.

    Con 21 años estuve en un festival internacional de teatro en Granada haciendo novillos con dos amigos de la escuela de teatro, durante una semana tocamos la flauta y cantamos en la calle por unas monedas, comíamos bien e incluso algunos días pernoctábamos en pensiones. Un fin de semana, en la calle, vimos a otro compañero de la escuela que era granaíno, se escondió y se hizo el loco para no saludarnos. Este hombre, en Sevilla, era muy provocador pero en su tierra el pequeño burgués se debió avergonzar de nosotros.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. A las vikingas les pasa al revés: se despendolan en tierras extrañas, donde nadie las conoce o las puede juzgar, y se emborrachan con sangría y ligotean a los cuatro vientos, pero en su tierra y en su barrio son muy remilgaditas y frías. Salvo las que tienen una predisposición por lo extraño, claro, ahí juegas con ventaja, pero como yo soy un rarito, me dan morbo las que desconfían de todo lo extraño; véase votantes del DF, el partidillo derechungo de turno. Me encanta que las DFeras me corrijan en su idioma nativo, terreno donde juegan con ventaja, pero donde por ello mismo, cada victoria es una conquista y sabe mejor. Me gusta mostrarme adaptadito a sus postulados campanillistas y provocarles dudas. ¿Es inmigrante bueno o inmigrante malo? ¿Puedo tener las vacaciones en casa? ¿Será camarero simpático o será MORO MALO?

    ¿Y el cambio de nombre del blog?

    También voy a Mandril en Junio, por si por algún casual estuviera alguno de ustedes por ahí.

    ResponderEliminar
  28. El nuevo nombre del blog se corresponde con lo que me toca vivir. Mi mujer se ha hartado de mí y ha iniciado una relación con otro hombre. Nos llevamos bien, convivimos en la misma casa, por la niña y porque la amo hasta los tuétanos. Ella está enamorada como una adolescente y vive con él una sexualidad desaforada de minotauros y doncellas. Yo me conformo con las migajas, como ella dice con mi mirada azul y el corazón limpio. Sufro, comprendo que coja ese tren y espero que todo pase; o no, entonces me instalaré en otra parte. Expiación, esperanza y zozobra.
    La amo.

    ResponderEliminar
  29. Lo siento, Opal. Sí que la debe de querer de base para seguir queriendola en semejante situación. Yo no podría. Pero bueno, no conozco la situación ni las deudas morales que usted pueda llevar dentro para compensar eso. Y cuando hay vástagos la cosa es aún más complicada. Bertrand Russell abogaba por el divorcio cuando eso no estaba de moda, para minimizar el sufrimiento global en ese utilitarismo sumatorio al que fácilmente llegan los filósofos científicos, pero por la misma razón exceptuaba los casos con hijos. No sé lo que habría pensado ahora, incluso los pioneros son producto de su tiempo. Pero sí que era un salido de cojones también.

    ResponderEliminar
  30. Sí, Surlaw, hace más de dos décadas ella entró en mi vida, tenía yo 29 años y el amor era una cosa que les pasaba a otros, creía yo no necesitarlo y me sentía cómodo en mi bunker emocional. Me dio a probar el amor, su amor, y florecí. El bastón de madera muerta que era yo, había echado retoños y dado flores y tenía almendras maduras como el de Aarón. Me salvó para los vivos como me ha rescatado ahora de entre los muertos purificándome con un electroshock, nunca he dejado de amarla y ahora, sin su amor, apuraré morosamente este cáliz el resto de mi vida cual si de ambrosía agridulce se tratase: la amo, la amaré siempre y volveré en otra vida para amarla.

    Sí, casi la destruyo: pagaré con un amor no correspondido para los restos.

    ESPERANZA.

    ResponderEliminar
  31. Somos cosas raras ya para uno mismo, cómo no lo fuera para el ajeno. Así pues, uno no sabría cómo han de saberle los hechos que usted narra. Y por instinto, sin reflexión, sin conocimiento ni pruebas, sin elementos de juicio ni pollas en vinagre, me sabe mal, más mucho que poco.
    No sé. Nadie sabe. Cada cual planta en su corazón la flor que prefiere o puede, cada cual esculpe en sí mismo la estatua que decide o se le pone a huevo.

    ResponderEliminar
  32. Somos cosas raras ya para uno mismo, sí, señor Blas, y en los límites vamos pulsándonos.

    Conocimiento:

    Hubo una infidelidad al año de nuestra relación, yo creí perdonar pero no lo hice, no pude superarlo, el bloqueo volvió y se anudo en mi pecho, la amaba con locura pero no he podido manifestar ternura desde entonces –hasta ahora-. En estos 23 años la asfixié con celos, desconfianza, con mis complejos ante ella, fui esculpiendo mi estatua de miasmas, ella me repetía sin cesar que era el hombre de su vida, ¡cuánto me amó y no la creí! La machaqué con el alcohol, implacable, destructivo, victimista. Cuando me mostró su blog, cuando leí lo que significaba para ella en su intimidad creí despertar, pero era tarde, estaba sumido en una coraza pornográfica que me había construido para acercarme a ella protegido. Arruiné su identidad, incluida la piedra angular, la sexual. Me ha protegido siempre, abnegada, culpabilizada, amorosa y entregada. Por otra parte, nos conocemos mucho, todas las declinaciones del universo femenino de mi blog no le ocasionaban malestar, soy perro ladrador y mi pilar es ella Ahora ha barrido, lucha por su vida, la que le arrebaté; yo entré en shock, días y días sin comer, sin dormir y por fin la catarsis, desperté. Tarde, ya no me ama, despertó. Quizás no haya vuelta atrás, así lo creé, vuelve a sentirse mujer, no soy su hombre y se ha desembarazado del rol de madre pero me quiere mucho. Sufro, pero bienvenido el choque, me ha quitado la mentira, la suciedad de mi mirada abarcaba todo el orbe, estaba muerto, no leía, no escribía, no tenía actividad alguna, salvo la niña y malamente las faenas de la casa: un parásito. La amo, ha sido, es y será la mujer de mi vida, una sombra en su mirada desencadena una tormenta en mi alma, siempre la esperaré, quiero protegerla, cuidarla, mimarla, envejecer a su lado: que el tiempo ponga las cosas en su sitio.

    ResponderEliminar