martes, 2 de octubre de 2012


Aplicar truquillos, artificios y tomarme por sorpresa, alcohol y drogas antes, autoengaño también ahora en la sobriedad. Sexo, obsesionado por el sexo ¿Qué camino sigues hombre perdido? ¿Tanta fue la decepción que uniste tu destino a ella? Confusión para los restos ¡Dios mío cuánto me gusta ver una vagina en el porno casero! Me aniño, me ilusiono, me pierdo y me sé perdido. Otra vuelta de tuerca.