martes, 2 de octubre de 2012


Aplicar truquillos, artificios y tomarme por sorpresa, alcohol y drogas antes, autoengaño también ahora en la sobriedad. Sexo, obsesionado por el sexo ¿Qué camino sigues hombre perdido? ¿Tanta fue la decepción que uniste tu destino a ella? Confusión para los restos ¡Dios mío cuánto me gusta ver una vagina en el porno casero! Me aniño, me ilusiono, me pierdo y me sé perdido. Otra vuelta de tuerca.

12 comentarios:

  1. En el casero está bien ¿Pero y en el porno de garaje mecánico de los 70?

    http://superwoobinda.tumblr.com/image/13981442045

    En realidad nunca he sido fan del porno de mecánicos/camioneros, quizá porque lo conocí en los 90, la etapa del plástico y la falsedad extrema. En cualquier caso, esa foto me encanta. ¡Y la moto mola!

    ResponderEliminar
  2. A principios de los 70, los amigos del barrio nos pasábamos unas pringosas fotografías pornográficas en blanco y negro de pequeño formato para masturbarnos, a veces lo hacíamos en grupo. Por cierto, las pajas más satisfactorias, superada la grandísima conmoción de ver el cuerpo desnudo de la mujer en inevitable claroscuro, han sido las que echaban mano de la imaginación. La de historias que la humanidad ha tramado y tramará en busca de la paja perfecta. Como anécdota diré que la primera vez que me hice una paja, al no tener ni idea, me lo tomé al pie de la letra e introduje una cañita por el orificio del glande y hurgué como un chimpancé lo haría en un hormiguero. De allí no obtuve placer ni hormigas, sólo dolor y por mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  3. Yo la metí en en cartón de un rollo de papel de water.

    ResponderEliminar
  4. Je suis à Paris, Opal. O-la-lá les gabachás! J'ai faim de femme!

    ResponderEliminar
  5. Lo envidio, Surlaw. No por Paris, pues soy poco viajero, por las francesas, por la oportunidad de verlas en su almíbar por las calles, en el súper, en el metro, doblando una esquina y en las plazas de Paris.
    Yo tuve relaciones sexuales con una y siempre en su habitación, en la pared del cabecero de la cama tenía un póster gigantesco de un bebe gateando y con el tiempo he llegado a pensar que quería quedarse embarazada. Me llevaba más de diez años.

    ResponderEliminar
  6. Si se topa con un francés de veintipocos años cuyo padre sea un hombre perdido español -ella me llamaba así: "hombre perdido"- dígale que sea buena persona.

    ResponderEliminar
  7. Qué truhán el Opal, con un hijo en cada puerto.

    Últimamente me toca lidiar con un gabacho muy capullo, toda una personificación del petulante Parichien. Espero que no sea su hijo.

    Por cierto, yo me he enamorado de una milf de las de la balda de arriba, de las que van endulzándose con el tiempo, como las ciruelas. También de las que la primera vez piensa uno "bueh, una feita con morbo" y al final mira con delectación sus ojos ligeramente saltones. Lamentablemente no es ni siquiera una actriz, sino un personaje; aún más lejano. La serie es esta http://tinyurl.com/cgc9qzx, y ella es una investigadora de policía con una personalidad horrible, pero una gran determinación profesional. Vamos, un cliché de las novelas policiacas, pero el personaje tiene una frialdad que enamora, con una sexualidad oculta, mucho más interesante que las zorritas busconas que pululan otras series, especialmente las americanas. Aquí la sexualidad está oculta bajo un jersey islandés que no se cambia en toda la temporada, concretamente. La misma frialdad que enamora se puede destacar de la ambientación en el Copenhague otoñal: los de fotografía lo tenían ya hecho. Realmente es una ciudad que pega para cine noir.

    El argumento es lo esperable de cualquier serie así: cliffhangers y morbo, pero aun así algo más fresco que las americanas, y en cierto modo enseña más de el país de origen que unas vacaciones turísticas, porque es principalmente de consumo interno (aunque en UK ha tenido mucho éxito). La tercera y última temporada acaba de terminar en DK, la temática se nos hace desagradable a los que tendemos a asimilar demasiado la ficción, y el final es muuuy tristeeee Saraaaaah te quedas siempre sin novioooooo y pones esa carita seria y tristeeee al final :'( con tu jersey.

    ResponderEliminar
  8. Por cierto Opal, no tendrá usted Feisbuk ¿no? Imagino que no, no lo veo yo por esos lares, pero por si acaso. Yo tenía una cuenta dormida y me ha dado por reactivarla.

    ResponderEliminar
  9. Puntualizo que ella decía tomar anticonceptivos. Sospecho que se le pasaba el arroz y echo mano de unos genes perdidos. Mire, cuando tenía once años, viviendo con mi padre que era un golferas, una mujer pasaba cada cierto tiempo por casa preguntando por un amigo de él; su estado de gestación se hacía más y más evidente con el tiempo, nosotros, aleccionados, teníamos que decir que se había embarcado en la marina mercante, lo cual era falso. Me repugnaba esa mentira. La francesa de la que le hablo me propuso irme con ella a Francia donde su padre, un pez gordo de la Renfe gala, me daría trabajo. Yo denegué la oferta, de saber de su embarazo hubiera aceptado.

    Usted, Surlaw, tiene querencia por amores evanescentes: mujeres del pasado, actrices, personajes, etc. Si fuese usted un adolescente, al no tener desarrollados por completo no se qué lóbulos del cerebro, la percepción extravagante de la realidad le asistiría, como a una adolescente que conozco que está convencida de que irá a Paris y al doblar una esquina se encontrará con Justin Bieber casándose con él; pero a usted, querido Surlaw, sólo le queda la deliciosa, pero terrible, melancolía, confío que lo resuelva mejor que yo y no termine degenerado.
    Me gusta enormemente su milf, ya la amo. He visto su jersey, recostaría mi cabeza en él y esperaría a que se desvaneciesen las canas. Y con ellas mi degeneración.

    No tengo Feisbuk, si se puede comentar sin tenerlo, me gustaría acceder al suyo.

    ResponderEliminar
  10. No se puede, hay que tener una cuenta. Pero le recomiendo que lo pruebe. El Deker también tiene una. Yo, francamente, desprecio bastante las redes sociales, en parte porque soy poco social, en parte porque es un formato que favorece los mensajitos cortos y vacíos de contenido; una involución hacia los SMS. Me gustaba el formato blog -ahora convertido en algo marginal, pasado el boom- porque permitía explayarse, que es lo mío (dar la chapa, vamos). Pero me ha dado por retomar la cuenta perdida que me hice en el 2008, a ver si pillo cacho. He hecho una breve incursión por las páginas de citas, y el panorama es desolador. El Feisbuk es en su 50% una página de citas, pero montada alrededor de algo más natural y que ha existido siempre: la relativa transitividad de las amistades. Muchas parejas se conocen a través de amigos comunes, porque levanta bastante las probabilidades de compatibilidad en comparación con la pesca al puro azar. Los de Facebook son muy listos y han construido Facebook alrededor del proceso de aproximación hacia los "amigos de amigos". ¡Claro que para explotar ese mecanismo yo, primero tengo que tener amigos!

    ResponderEliminar
  11. http://snaphanen.dk/upload/2012/12/femen-3.jpg

    Aliaa Magda Elmahdy merece todos mis respetos. Y lo digo en serio, más allá de su erotismo next-door. Hay que tener huevos para escaparse con el novio, hablar de ATEÍSMO y despelotarse viniendo de un país de moros, donde los "liberales" te critican por ello. Y para los que le critiquen el sensacionalismo, me parece más franco, como símbolo de protesta, enseñar TODO y ya, que andar calentando con desnudos parciales y cliffhangers eróticos como muchas tantas otras que usan su cuerpo como atractivo publicitario. Y esta chica tiene dos cojones porque mañana pueden ir cuatro barbudos a por ella.

    ResponderEliminar