martes, 11 de septiembre de 2012



No digo más.

5 comentarios:

  1. Muy pegadiza. Lo que se viene a llamar una rompepistas, vaya.

    ResponderEliminar
  2. Disculpe, señor Blas, por la tardanza en contestar. Willy, mi Nymphicus hollandicus, ha muerto; en mis manos. Doce años tenía, ambos cantábamos en la cocina; él mejor. Ahora he vuelto a cantar; pero solo. Tenemos una perrita mestiza de cuatro meses, Lola. E la nave va.

    Yusuf Islam es el Cat Stevens. Hay una mora por mi barrio bellísima, sus ojos son negros y mira con una intensidad abismal. Fantaseo con la poligamia, mi nombre sería Magnolio Corán.

    ResponderEliminar
  3. Disculpado.

    Siento lo del loreto.

    Celebro lo de la cana.

    Del stevens tuve discos. Todos o casi. Como Yusuf ninguno, pero voy a echarle un taste, a ver. No me disgusta lo arabuno. Tengo discos de ese palo.

    Recuerdos a la familia, oh, Magnolete, señor del espíritu cárnico y viceversa.

    Y yo me haria llamar Corán Vajillas, pues fantaseo con un mundo higiénico y puro en el que no cupieran los hijoputas, es decir, un mundo de unos tres millones de habitantes, siendo optimista. No se amontonaría uno ni en fiestas.

    ResponderEliminar
  4. Esos tres millones procrearían y vuelta a empezar…, señor Blas.

    Lo arabuno está bien pero las arabuenas mejor.

    ResponderEliminar
  5. Algo quedaría. La eugenesia no era tan mala idea, la premisa principal es loable y se podría llevar a cabo sin caer en hijoputeces. Sin embargo, los nazis la han estigmatizado, y toca ver a testigos de jehová con 10 retoños.

    Pero en realidad me la suda lo que pase dentro de 100 años. Incluso si se llegara a una utopía sin sufrimiento ni cadena trófica, sólo serviría para contemplar, desde el aburrimiento presente, el sufrimiento del pasado, que nunca podrá deshacerse y en ese sentido será eterno.

    A pesar de eso lo siento por el pajarito. Yo me compré un loro, pero para que no fuese muy caro tenía que ser cazado de salvaje, y creo que me tocó un viejete muy malhumorado que expiró al año. No hablaba pero, aparte de gruñir cuando alguien se le acercaba, tenía un repertorio muy amplio de sonidos selváticos.

    W.

    ResponderEliminar