sábado, 9 de junio de 2012

Quiero que una ragazza asilvestrada me baile una tarantella.

Lo bello, lo ordinario, lo sublime, lo vulgar. Sexualidad. Todo mezclado. El caos.


27 comentarios:

  1. Yo he estado unos días enganchado a esto:

    http://www.youtube.com/watch?v=RPCpuOwIRuc
    http://www.youtube.com/watch?v=OMiWhriM0qk

    Me encanta. La música y las letras son simples pero cumplen de manera franca y directa su cometido de expresar emociones. Además, esa es la verdadera España. En comparación, somos todos aquí unos afrancesados.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, sí, como Los Chichos o Los Chunguitos. La mujer, la Camela, está bien, polinganera, alcorconera y eso, pero los tíos aflamencaos, con esos ricitos o bucles o lo que sea, me dan grima.

    ResponderEliminar
  3. Hay más, pero Camela son sin lugar a dudas los más exactos representantes de nuestro Bollywood patrio. Absolutamente hindús. Las pintas, peinados, la ropa blanca, la horterada purpurinesca, las expresiones faciales de entes precerebrales, el histrionismo colegial ultracateto, las letras de repetidor de parvulario...

    No sé si somos afrancesados, asuecados o anglosajonados, pero en lo que a mí atañe, lo que tengo claro es que cada día que pasa soy un poco menos español. (ya casi nada)

    Me toca los cojones la parálisis cultural* de esta mierda de país, entre otras muchas cosas, claro.

    * Existen algunas áreas geográficas españolas en las cuales todas las generaciones son idénticas desde hace cuatro o cinco. Y lo malo es que se va extendiendo a todas.

    ResponderEliminar
  4. A los Chichos y los Chunguitos no he llegado, de momento el atracón de música de gasolinera patria me lo he dado a base de Fary y Camela. Pero vamos, que me reitero en que esas dos canciones son buenas, por supuesto dentro de un estilo muy simple. Me parecen una pequeña cúspide entre un montón de otras que son similares hasta el aburrimiento pero menos afortunadas en el resultado final. E insisto en que para mí la finalidad de la música siempre será transmitir emociones, independientemente de las connotaciones socioculturales de tal o cual género o estilo.

    Deker, usted sabe más que yo de géneros y artistas musicales. Pero creo que eso puede ser un lastre a veces, porque implica una serie de prejuicios. Olvídese por un momento de todo lo que sabe, regrese hacia el estado mental de un recien nacido, o un Mowgli ajeno a cualquier conocimiento social, y escuche de nuevo una de esas dos canciones. ¿No ve que es BUENA?

    Lo del vídeo como sucesión divertidísima de clichés es un asunto aparte.

    Volviendo a Opal, usted puede preferir a la aflamencada peluligonera (y jamona hasta un punto interesante) sobre el aflamencado de pelo grasiento, pero le digo lo mismo que de los hooligans apimplados de cerveza y las suecas del imaginario setentero: los unos son necesarios para la existencia de las otras. En general, lo que más nos agrada y lo que más nos disgusta suelen compartir mucho más de lo que solemos percibir desde nuestro sesgo antropocéntrico.

    ResponderEliminar
  5. A pesar de tener un lado algo bizarro para los gustos musicales, suscribo la opinión de Deker sobre Camela y subo cincuenta más.

    Los Chungitos, le anticipo Morso, no tienen nada que ver. Ni aunque los Camela se sacaran el lápiz del cerebro al estilo Homer podrían hacer siquiera el título de una canción de los Chunguitos.

    http://www.youtube.com/watch?v=N-6R0usliNU
    http://www.youtube.com/watch?v=v3KqxOBaseQ

    Los Camela son relativamente recientes, no son música de gasolinera, más quisieran, al menos tendrían solera.

    ResponderEliminar
  6. La primera está bien, aunque a nivel personal otras de ritmo lento me resultan mucho más pegadizas. Pero añado una cosa a lo de Camela: si cualquiera de las dos que he puesto hubieran ido a Eurovisión, habría ganado o al menos quedado en los 3 primeros puestos (que son los que suele valer la pena escuchar de cada año). Es pegadiza y es "typical Spanish", ¿Qué más se puede pedir? Eso a los guiris les encanta. En cambio he visto cada mierda "representando" a España...

    Alrededor del año 2000 no habría gasolinera sin su álbum de Camela, todavía en formato casete.

    ResponderEliminar
  7. Yo paso mucho tiempo en la cocina pero no soy un cocinillas, repito los mismos platos, elementales, una y otra vez. Y me suelo colocar un mandil, para que no me pillen en déshabillé entre pucheros, y canto. Lo que me echen, lo que me ponga la radio. Camela podría formar parte de mi repertorio, y con amaneramiento. Je suis désolé. Puedo, está en mi mano, en mi sesgo antropocéntrico. Revoilà.

    Es jamona hasta un punto muy interesante, Surlaw. Al principio pensé que la Camela debería haber ido al logopeda, pero después le confieso que me ha ganado, me saca al primate, el timbre de su voz, digo, combinado con su jamonez. Oiga, ¿el Camelo hace playback y canta ella siempre, no?

    Muy acertada, señor Blas, su comparación con los indios de la India. A mí me pasa que lo pienso como usted lo dice pero lo vivo -en mi cocina- como lo cuento.

    No obstante lo dicho, estoy de acuerdo con usted, señora Diakonova, ¡más quisieran!

    La primera de Los Chichos me gusta mucho; la segunda no, si acaso sí en un sentido antropológico, pues recuerdo que siendo muy carcelaria la vivían como un himno, se identificaban mucho con ella.

    Insisto con ¡Ay qué dolor!: http://youtu.be/g6VuhJOyNEk

    ResponderEliminar
  8. Los primeros compases de la primera de Camela son Abba, luego pasa a ser canción ligera española.

    ResponderEliminar
  9. Querido Opal Wilde, yo a usted le perdono todo menos lo que no le perdono. ¡Ay qué dolor! No es de los Chichos - más quisieran - es de los Chunguitos. La de arriba no es Amy Winehouse de joven - más quisiera la de arriba (http://imageshack.us/f/201/2vwtwsk5b145dtk6.jpg/) y no se puede estar de acuerdo con todos, hombre, que es un coñazo.
    Estoy así de subidita y repartiendo estopa - ustedes me perdonen - porque me he tomado un martini antes de haber comido, que siempre me envalentona, y porque me han empezado a llegar las notas de junio y aún no he bajado del 9 - ni pienso.
    Miren lo que me dice un profe vía e-mail:
    "Pocas veces me sorprende la capacidad crítica del alumno, y pocas veces los textos se les quedan “cortos”. Más bien al contrario. Tu caso es una de esas veces.
    Un saludo,"

    Y digo yo que, o el profe quiere manduca - el tío está más que potable- o ¡Oh, horror! Cómo estará el patio del alumnado universitario español para que el mozo haga semejante comentario de una cateta como yo. Mi ego por las nubes, por supuesto.

    Morso, Camela no pasa de la OTI, escuche, escuche http://www.youtube.com/watch?v=agbSDUGRbbw... de traca, y he elegido una de las "mejores".

    ResponderEliminar
  10. Equisdé equisdé sí, yo antes de ver el vídeo también pensaba que el gitano era una tia. Pero también me pasaba eso con Modern Talking (otro grupo discotequero que ha hecho mierdecilla pero tiene algunas memorables).

    No sé qué es eso de OTI, creo que me pilló joven.

    Las mujeres se traen un complejo de Elektra muy serio con la figura del profesor, cuando son jovencitas en el instituto, y luego ya con los de universidad. Diría que más aún que con los militares, ya que estos sólo se relacionan entre sí, y esa endogamia masculina, aparte de levantar un tufillo homosexual, las deja fuera del juego. En cambio, en la interacción con la figura del profesor, especialmente desde que las universidades están petadas de mujeres, pueden volcar su búsqueda de una nueva figura paterna, que las eduque y las proteja y a la vez suponga un reto mangonearlos. Cuando yo digo que soy TA (que es sólo el equivalente a sargento raso en la jerarquía académica) ya noto cierta apertura ocular y tensión en las venillas del cuello. Si me visto de camisa y chaqueta elegante (cosa que tradicionalmente nunca he hecho, pero estoy empezando a disfrutar) el efecto se multiplica. Lo que me evoca lo que siempre he pensado: somos cucarachas cayendo en cepos hormonales. Todos.

    ResponderEliminar
  11. Walrus, discrepo absolutamente con su análisis simplista sobre el comportamiento femenino. Pero sepa que su comentario me ha provocado una ternura indescriptible y totalmente maternal. Disfrute mucho su chaqueta elegante.
    Qué bonito es usted a veces, de verdad.

    ResponderEliminar
  12. Cielos, estoy gagá perdido, había leído lo de tribute y tal al final del video pero... Y lo de Los Chichos… ¡equisdé equisdé! Y no es que quiera estar de acuerdo con todos, señora Diakonova, yo soy dual normalmente y cuando estoy en modo cocinerito cantante más aún -si respondo en voz alta a las cuñas publicitarias-, tengo que cerrar la puerta porque no me soportan. Fíjese, no soportan al actorcillo frustrado, equisdé equisdé.
    Enhorabuena por las calificaciones pero ese truhán, ese profesor depravado, se la quiere beneficiar, sin duda. Y no puedo estar más de acuerdo con el análisis de Surlaw, que usted considera simplista. Mi consejo a Surlaw es que se ponga la camisa y la chaqueta cuantas veces pueda y que se deje, incluso, mangonear.

    Usted, Surlaw, parece que considera un menoscabo el aspecto hormonal del ser humano: al animal lo que es del animal y al sapiens las construcciones, que son tan de su agrado.

    Y sepan ustedes todos, por otra parte, que yo cazo a las cucarachas con papel higiénico y las libero por la ventana. Genocidas.

    ResponderEliminar
  13. ¡Coño, el festival de la OTI es el gran festival de la canción iberoamericana! ¡Culturicen a este joven, joder! Que tenga que ser yo siempre… ¡Equisdé y equisdé!

    ResponderEliminar
  14. Voy a documentar gráficamente mi relato:

    http://i50.tinypic.com/9fmxqq.jpg

    La chaqueta, la camisa (bien arremetidita dentro del pantalón), y la cara de sobradillo, aunque ridículas para los que me conocen, obran milagros con las desconocidas. Tengo otra chaqueta pero está embargada, de modo que me compré esta para una boda y ahora la estoy rentabilizando.

    No considero el aspecto hormonal un menoscabo. Equisdé, de lo contrario estaría yo acabado. Lo que me produce cierta desazón es que domine otros aspectos hasta un punto en el que procesos como la seducción, con todas sus sub-fases e historias, se vuelvan casi deterministas, como un juego de mesa mal diseñado en el que hay una secuencia de decisiones que prácticamente aseguran la victoria, y el resto son sólo para los que por naturaleza propia o por hastío, deciden renunciar a ella. Es un juego muy aburrido, por interesante que sea el premio. En cualquier caso, llamarlo hormonal no ha sido una buena elección por mi parte, las hormonas no contienen la información que determinan las reglas de ese juego. Son los genes.

    De cosas iberoamericanas sé poco. Yo sigo la eurocopa y el eurovisión. Y aunque estén denostados como cosa del lumpen, yo los disfruto con la idea de que mientras existan, las élites estarán enviando a ese lumpen un mensaje de cohesión europea mediante competiciones de coña que sirven de desahogan de manera inofensiva los nacionalismos del pueblo. En contra de lo que dicen algunos progres, los nacionalismos son parte de la naturaleza humana, y lo que hizo la creación de las naciones estado hace unos siglos fue darles una dimensión determinada. Así que les digo que el día que se cancelen la eurocopa y el eurovisión, podemos buscar todos un agujero muy profundo para meternos. Yo he nacido y me he criado en pleno auge del optimismo europeísta, pero miras hacia atrás y te das cuenta de que 100 años no son nada en la escala de la historia, y damos muchas cosas por sentadas.

    ResponderEliminar
  15. Walrus con chaqueta, camisa y colgando una foto suya en internet. Alucino.

    (Joder, estás guapísimo, guapísimo, re-guapísimo...me he guardado la foto, que lo sepas)

    ¿Qué coño es lo de "equisdé"?

    ResponderEliminar
  16. Usted, Surlaw, con esa vestimenta está proyectándose genéticamente para ellas como el uomo vitale: interessante, bello-bellisimo, sacco di sperma, etc. La obtención y el goce del premio le harán soslayar en un nanosegundo el determinismo cucarachil que subyace en el plano biológico. Como verá, he puesto en primer lugar el adjetivo interessante porque los atributos culturales, el sapiens es así, también influyen, y mucho.

    ¡Señora Diakonova, equisdé! ¡Que sea usted la que pregunte, por dios! ¡Acuérdese de los jeroglíficos, xd!

    ResponderEliminar
  17. (Xd, qué torpe soy¡ No lo había relacionado ni por asomo, con lo lista que me creo.)

    Estimado Opal, hay una explicación (eximente para mí, por supuesto)a mi pregunta. Yo les atribuyo a ustedes propiedades cognoscitivas muy elevadas, no me imaginaba que "equisdé" fuera semejante tontería (joe, qué morro tengo ;)

    Mensajito para Deker que seguro que nos lee: Don Blas, que yo también me quedo con una pieza de su artesanía, que no me he pronunciado aún porque estoy esperando a ver si elabora usted algo sexuar, que me parece a mí que el tacote ese de madera se presta y me alegraría o un paquete de tabaco maderil (yo no soy ex :( o algo que me parezca a mí definitorio de mi ser. Que si no...me quedaría con la linternantorcha (yo soy en mí misma una luz) o con el enchufito (nunca hay suficientes clavijas).

    ResponderEliminar
  18. Pues sí que les leo, muy de tarde en tarde y a pesar de que ninguno de ustedes alcanza el nivel mínimo como para desperezar mis intereses. Equisdé.
    Camela, sexo, hormonas, chaquetas pal folle, atesanía fálica, profes que firman los exámenes con la polla, la OTI, freír huevos cantando coplas...

    (lo del paquete de tabaco lo tenía en mente, mirapordónde)

    Un beso, panda de cerdos amorales.

    ResponderEliminar
  19. Eh, eh, que mi trabajo estaba de puta madre...que rellenar cien hojas con sandeces y que pasen por sesudas elucubraciones no lo hace cualquiera. Me dio incluso para escribir algo sexuar que siempre ameniza y viene bien, ligeras pinceladas. En secretillo...hasta el último momento tuve la duda de si suspendería o sacaría un diez. Aix, los hombres y su previsibilidad (jijijiji risilla maligna)


    (espero a las nuevas producciones entonces)

    ResponderEliminar
  20. Eso es cierto, yo debería haberme metido en letras. Concretamente humanidades. En ciencias hay menos mujeres, y por lo general de carácter más amargado. En cambio las de humanidades poseen esa naïvité femenina indispensable, y lo que es mejor: se toman cualquier trivialidad en el terreno técnico/científico como signo de una gran inteligencia, si están adecuadamente precondicionadas. Y no hay nada que un hombre disfrute más que la admiración de una mujer. En realidad, me atrevería a decir que este objetivo precede al del sexo, siendo el segundo sólo un medio para conseguirlo.

    Un escalón más allá están las de bellas artes; esas no llevan bragas.

    ResponderEliminar
  21. El inmenso poder sexual de las mujeres sobre los hombres. Yo es verlas y amarlas (suena a frase machista pero más bien creo que encaja mejor en la patología de las obsesiones). Pero, ¿y el inmenso poder de los diseñadores de moda sobre las mujeres? Estos cabrones han impuesto un modelo de mujer de formas andróginas, sin suculencias, sin redondeces, mal rayo... Lo dice un dietista muy reconocido y la explicación que da es porque son, mayoritariamente, homosexuales. No tengo nada contra los homosexuales, yo tengo un amigo que lo es (suena a frase machista pero más bien creo que encaja mejor en la patología de los chistes).

    Discrepo, Surlaw, en mi caso, de despertar admiración pensaría en una estafa; ni siquiera con el acicate del goce del premio podría dejar de verme como un estafador, no follaría bien sintiéndome un espejismo.

    ResponderEliminar
  22. En el último paréntesis quería decir: “suena a frase homófoba…”

    ResponderEliminar
  23. Yo tampoco tengo nada en contra de los homogayers. ¡Más pa' nosotros!

    La vida entera es una estafa con beneficio nulo: empiezo a sospechar que el placer se define necesariamente como ausencia de dolor, y viceversa. Y lo que la vida nos ofrece como realidad nunca podrá aspirar a más que a ser un espejismo coherente. Así que no sea tan duro, hombre.

    ResponderEliminar
  24. ¡Más pa' nosotros!, sí. Sabe, Surlaw, la vida a veces es dulce con nosotros. De un tiempo a esta parte, le ha concedido a este hombre ya menguante que le habla, la compañía de una jovencita universitaria de 19 añitos. Durante tres horas de parque, dos o tres días por semana, en el maravilloso mundo de las mamas en el que estoy inmerso desde hace unos años, disfruto de su compañía. Es la canguro de la amiguita de mi hija y echamos el rato en un jardín tropical de mi ciudad, repleto de pajarillos alborotadores, al que sólo le falta las variaciones Goldberg de fondo para componer un cuadro pelín pedante de película francesa. Con este tiempo que tenemos tan caluroso suele ponerse pantaloncitos cortos, pero el último día vino con uno largo de tejido ligero, verde claro y acampanado, y zapatos veraniegos de tacón. Cómo cambian, cuánto saben de lo que les favorece, estaba tan adulta... Se esmera, se esmera la vida con los espejismos.

    ResponderEliminar
  25. ¡Ay, las canguras! ¡Qué peligro tienen! ¡Cuántas crisis matrimoniales han dado! ¿Pero a usted no le ponía el deterioro, el paso del tiempo por los cuerpos? ¿No había sido dotado para el ocaso? Ay Opal, que se nos pierde... que 19 está a sólo dos años de la Gran Barrera. ¡La Viri, Opal, la Viri!

    Fíjese que yo a las de 19 era ayer que las veía de iguales y ahora ya las veo acriajadas, tanto de aire físico como de actitud.

    Lo de estar inmerso en el maravilloso mundo de las mamas (sic), ¿es un juego de palabras intencionado, o se ha dejado la tilde por error?

    Claro que se esmera, así nos tiene pillados.

    ResponderEliminar
  26. También dije que era dual (añado que hasta la contradicción, en ocasiones). Y que admiraba la belleza de los cerezos en flor; ¡cómo no podría hacerlo!

    Se me pasó la tilde, a posteriori me percaté del posible juego de palabras. (No me importaría estar inmerso en el maravilloso mundo de las mamas de las mamás)

    ResponderEliminar
  27. ¡Ah!, a los homogayers yo los llamo Gay-Lussacs.

    ResponderEliminar