jueves, 14 de junio de 2012

Qué mona era. Luego, las drogas, el alcohol y finalmente la muerte. Era judía y cantaba cosas de negros. La mujer ideal para mí: negra y judía.


13 comentarios:

  1. Esta es más guapa que la original.

    ResponderEliminar
  2. Ah, ¿pero no es ella más joven?

    ResponderEliminar
  3. Me temo que no, caballero. La otra tenía nariz de caballo y esta no.

    ResponderEliminar
  4. http://www.youtube.com/watch?v=EnxYZbYzyv0

    El título y la letra, no sé si interpretarlos como referidos a la cata de mujeres y vino, o a la cata de mujeres que han consumido vino. Yo me quedo con lo segundo -siempre que no entre en la inmoralidad-, pues el vino me parece vinagre a medio hacer.

    ResponderEliminar
  5. Tendrá usted contento al señor Blas con el video… Sin embargo, Manolo Escobar posee una de las colecciones privadas de arte español contemporáneo más importantes del mundo: “... no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha...”.
    Hay un Mustafá que habita dentro de nosotros, el censor interno, en el sexo es particularmente correoso y el vino lo desinhibe. Nada de inmoralidad, en el sexo Mustafá está de más.

    Ganó España, ¡bien!

    ResponderEliminar
  6. Ganó a los gabachós, y ganó a los portuguesinhos, aunque por la mínima. Ahora a ver contra quién es la gran final, si contra los squareheads o los italianos. Yo francamente prefiero a los alemanes, tiene más simbolismo norte-sur y los italianos son correosos, tramposos*, y se nos han dado peor en los últimos tiempos.

    A mí cada vez me gusta más esto del nacionalismo festivo futbolero cada dos años, es tan estúpido como divertido y catártico. El futbol me parece un deporte bonito independientemente de toda la gilipollez montada en torno a él (las moscas acuden a la mierda y a la miel, sin que la segunda comparta propiedades con la primera). Y está claro que las competiciones entre naciones tienen un algo que no tienen las de clubes, a las que soy totalmente indiferente, como mucha otra gente que aun así se sienta a ver la eurocopa y el mundial. No descarto incluso comprarme una camiseta de la selección española para el próximo mundial, con su estrellita chulesca sobre el SELLACO NACIONAL. Aunque me jode que por marketing rastrero la anden cambiando tanto cada año. Sería mucho más simbólico tener la misma al menos 20 años, con sólo pequeñas modificaciones. También sucumbo a la emoción de los pentaltis, que aunque implican una victoria desprovista de orgullo cuando se ganan, y una derrota igual o más amarga cuando se pierden, tienen ese punto bélico especial, como un fusilamiento donde el fusilado, eso sí, es más bien el que tira.

    * El codazo a Luis Enrique me pilló con 8 años, una edad muy sensible para el futbol. El escándalo de los partidos amañados, que sea un país que elige de presidente a un personaje como Berlusconi, y otras anécdotas menores, no ayudan a eliminar el estereotipo. Además, nos hacen la competencia en el mercado de rubias-que-buscan-un-latin-lover-pero-latin-en-su-sentido-auténtico-no-el-que-le-han-dado-los-sudacas, y eso genera animosidad.

    ResponderEliminar
  7. http://www.youtube.com/watch?v=W7aPp-4z-uw

    ResponderEliminar
  8. Por cómo va la cosa nos va a tocar los italianos. Sálvese quien pueda.

    Ahora perregunta: ¿Nos va a tocar los italianos, o nos van a tocar los italianos? Creo que la mayoría de gente elegiría el plural, porque parece que los italianos son el sujeto. Sin embargo a mí me rechina, porque a mí un italiano no me toca nada, eh... y creo que el sintagma nominal que está haciendo de sujeto de tocar está necesariamente sacado de un sintagma verbal (nos toca (jugar contra los italianos), nos toca (ir con los italianos), nos toca follarnos a los italianos, etc), donde se emplea el singular por tratarse de una única acción. ¿Pero en qué momento la elipsis deja de ser una abreviación reversible y se convierte en etimología? Seguramente no hay una respuesta única. Pero yo me niego a que los italianos me toquen.

    ResponderEliminar
  9. De joven, por el cine, amaba todo lo que tenía que ver con lo italiano; ahora sólo amo a las italianas. Son trapicheadores y cobardes (véase su papel en las guerras del siglo XX). Traté en Tenerife con un jovenzuelo italiano, cuyos padres tenían dos restaurantes donde trabajaba con los privilegios de ser el hijo de los capos, al cual no debía parecerle suficiente el sueldo porque se dedicaba a vender speed, droga que era muy del gusto de los ingleses. El precoz mafioso me propuso, yo le caía muy bien -siempre he caído muy bien al hampa-, engatusar homosexuales, llevándolos a la playa por la noche para darles el palo. Un encanto el muchachito, ahora tendrá su propia red delictiva. Tengo más ejemplos de cobardía individual y abuso en grupo genuinamente italianos pero no me quiero extender con mi fobia; sólo decir que el altercado que tuve con la poli se originó en un restaurante italiano, donde perdí el control -según la denuncia policial, porque yo no me acuerdo de nada-. Consta en la denuncia que, entre otras lindezas, les llamé mafiosos. Y ya que he pagado por ello lamento no haberles recordado el codazo a Luis Enrique, aunque como no recuerdo nada cabe en lo posible.
    Reconozco que en esta Eurocopa están jugando deportivamente. Yo apoyé a Alemania y las dos mujeres de mi casa a Italia. Perdí, pero al menos estos jugadores no son tan monos como los de otras selecciones italianas del pasado.

    Me pasa como a usted, Surlaw, sólo me interesan estas competiciones, la liga nada.


    Y viva Espana by Sylvia me ha encantado. Qué ferocidad.

    ResponderEliminar
  10. Jujuju... 4-0... el caché de los españoles ante las noreuropeas acaba de aumentar. Italianos, sorry.

    (Por otro lado, la imagen actual de España en el extranjero es: buenos en el deporte y pobres. Cada vez nos parecemos más a África)

    ResponderEliminar
  11. De sorry nada; a llorar a la ciudad eterna.

    ResponderEliminar
  12. ¡Se convocan plazas para secretario de Marissa Mayer!

    ResponderEliminar
  13. walrus secretario personal pero no de Dívar por favor17 de julio de 2012, 2:28

    (Con treintaipocos era ya gobernanta de Google, y de los corazones de muchos nerds)

    ResponderEliminar