miércoles, 2 de mayo de 2012

6 comentarios:

  1. Dominique Strauss-Kahn siempre encontraba un hueco entre sus ocupaciones de altísimo nivel para su afición, y demostró, como aficionado avant-garde en lo suyo, heterodoxo y a contracorriente, que el soplido y el resoplido podían codearse sin complejos con el chuperreteo. Si hubiese llegado a ser presidente de Francia correría a Michelle, la Obama, y a Elvira (mi debilidad), la Rajoy, por los pasillos lujosos de los hoteles de 59 estrellas, en las cumbres. E intimaría en el cuartucho de los productos de limpieza, porque este tipo de lugares es muy del gusto de los poderosos, con Ángela, la Merkel. Cierto, seguro o casi seguro, sí.

    ResponderEliminar
  2. La viri es la debilidad de muchos españoles. Uno no puede evitar imaginar que tras esa belleza serena se esconde el desencanto de un matrimonio de conveniencia, y las necesidades que ello implica.

    Le voy a confesar aquí otra debilidad mía, que no he escuchado en boca de nadie más, supongo que por lo anacrónico. Su Majestad Isabel II, de jovencita, era muy guapa, y no precisamente en el sentido que uno esperaría de una miembra de la realeza, pues su belleza era más bien lozana y bien podría imaginarmela de chica working-class de los 40, buena costurera, a la búsqueda de un caballero que la mantuviera. Pero bueno, como princesa también se la podría satisfacer. Al fin y al cabo, es lo que son todas por dentro.

    ResponderEliminar
  3. A estas alturas, Surlaw, lo que más me pone es el deterioro, el paso del tiempo en los cuerpos. Siempre fue así; de niño y de joven. Pero ahora soy un igual. Admiro la belleza de los cerezos en flor, claro, pero he sido dotado para el ocaso.

    ResponderEliminar
  4. Isabel II, la Viri y los ocasos en flor ¿¿¿¿¿Quiénes son ustedes?????? "Biennnnnnnnnnnnn", contestaban los niños a los payasos...Maemíaquetostón, con perdón.

    G.D.

    ResponderEliminar
  5. ¿Es tan difícil de entender? No tenía 8 años, en un verano en la siesta con mi primo y mi tía en la misma cama, y me gane un tortazo por meter los dedillos en sus maravillosas bragas sesenteras. Perdí la virginidad tardíamente con una mujer que me llevaba 20 años. Adoro las expresiones, el lenguaje corporal de las maduras, pagaría por satisfacer sus deseos. ¿Que busco a la madre? Estoy de suerte -puedo seguir buscando- porque aún no la he encontrado.

    Vuelvan a abrir sus blogs, nos tienen abandonados, malos.

    ResponderEliminar