sábado, 14 de enero de 2012

Podría pensarse que la meditación en posición sedente es cosa apetecible para un vago que aspira a mantener su atención en el momento presente. Un vago que es consciente de las fuerzas positivas y negativas y de la necesidad del Tao, de la armonía, en la mudanza que es el pasar por esta vida ¡Pero hacerlo con los ojos abiertos! Es que se nos exige demasiado. Dormitar no es meditar, vale, pero se le parece mucho, no habría que ser tan quisquilloso. Son una raza cruel los orientales. Lo que sí comulgo mucho es con el sintoísmo o las religiones animistas cuando hablan de los espíritus que habitan en los objetos inanimados, de eso sí estoy convencido. Yo mismo sin ir más lejos… Bueno, por hoy ya vale, es agotador tener un blog pero algo hay que hacer por la vida.

4 comentarios:

  1. De los orientales no me fío. Eso de que te miren siempre como Steve McQueen...

    ResponderEliminar
  2. Sólo escribo esto para ver si anda. A mí me está pasando en el youtube. Intento responder a un colega y no puedo.
    Las fuerzas del mal ya están bombardeando los espacios libres del proletariado.

    ResponderEliminar
  3. Lo mío lo acabo de solucionar, señor Blas, he tenido que pasarme al Google Chrome y decir adiós al Internet Explorer forzado por estos cabrones.

    ResponderEliminar