viernes, 23 de septiembre de 2011

Qué lucha inconsciente por limpiar la mirada y cuánto embellece. Una retrospectiva de Pasolini podría limpiar mirada y salvar belleza. Pero es difícil, todo ese mundo de Pasolini tiene el cierre de su asquerosa muerte en el descampado de Ostia. Con ese broche ganar la batalla al mal no es posible.
Digamos que me enamoro de la bondad de las chicas malas y que me excitaría corromper a las buenas: un rayito de sol y tinieblas. Necesitaría una conversión a lo San Pablo, perseguidor de cristianos; ciego por la bondad del sol y sin recuperar del todo la visión hasta mi muerte.
Las decadencias suelen ser largas, hay quienes les sacan partido. No me gusta esta fruta.