sábado, 27 de noviembre de 2010

Júpiter está deshabitado, no hay sicomoro si nadie lo plantó, no hay rueca que espere a princesa, no hay sensación de frío, ni tampoco de calor.
La estética y los paraguas son prescindibles; la una porque se sobrevive y el otro porque no hay paraguas en Júpiter.

En el tiempo de los apostóles
los hombres eran barbáros
se subían a los arbóles
y se comían a los pajáros.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Ayer tuvimos el privilegio mi señora, mi hija y yo, de conocer en persona al señor Blas y a la señora Blasa. Admiro al señor Blas desde hace años, cuando recalé en un foro y quedé asombrado por su talento. El señor Blas es un señor muy inteligente y con una filosofía vital que para mí la quisiera, su perspectiva me educa, porque aunque tengamos la misma edad, él es infinitamente más maduro que yo. Sólo espero que esta pareja tan bella disculpe al fantasmita inmaduro que se apodera de mí cuando bebo, con esa estúpida vanidad de personajillo en la que me envuelvo, es lo peor de mí y espero crecer de una puta vez algún día.
Admiro pues la inteligencia, el talento, la creatividad y el sentido del humor del señor Blas.


Dios mío si este hombre se ganase el pan con su magín... ARDERÍA TROYA.


Esta mañana mi hija me ha pedido que le pusiese el video del señor Blas boxeando, ha sido imposible convencerla de que no hay una segunda parte donde va al dentista a que le repongan los dientes.


Un saludo, family Deker.

jueves, 11 de noviembre de 2010

miércoles, 10 de noviembre de 2010

domingo, 7 de noviembre de 2010






Somos una pareja, Josefino y yo, Josefino es mi demonio, lo quiero mucho y se parece a mí. Desde hace años un doble mío existe en la ciudad, se debe parecer a Josefino y -parece ser- también a mí. Yo, que siempre he anhelado desembarazarme de Josefino, me veo con otro, que no es ni Josefino ni yo, que vive en La Oliva y que debe ser más malo que un día sin pan. Cumpliré Destino, seguro, y un día, alguno que confundiéndome me ha mirado mal y ha dudado, no lo hará y acabará conmigo. Acabaré pagando las maldades de otro, y de paso pagaré las mías. Se acabarán los coches malignos con cristales tintados, los guiños maléficos, las jardineras asesinas y descansaré en paz. Llevaré conmigo a Josefino, y que el doble, el otro, termine con su vida nuestro destino. Y se lleve mal pago, ya haremos cuentas si no.


El día de los torneos, pasé por la morería y vi a una mora lavando al pie de una fuente fría.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Mi profesora de ingles, del insti, se enrolló con el profe de filosofía; algo arcano la filosofía, creo que es una mezcla de mitología y ciencia. Pero filosofía, en primero o segundo de BUP no había, yo sólo sabía algo del Russell por mis mayores. Esos hideputas mis mayores. Eran los tiempos de renunciar a la lucha armada y sólo sabían correrse sobre el papel de periódico que salvaguardaba las sabanas.
Como las palabritas del niño Jesús se las lleva el viento, más de un cate de matar conejos les hubiese dado.

Si en Camboya con Pol Pot, blandengues.

¡Viva Aleksandr Isáyevich Solzhenitsyn!

¡Viva la renuncia a la lucha armada!

¡Viva la muerte de mayores a manos de menores!


¡Allah akbar!