domingo, 7 de noviembre de 2010






Somos una pareja, Josefino y yo, Josefino es mi demonio, lo quiero mucho y se parece a mí. Desde hace años un doble mío existe en la ciudad, se debe parecer a Josefino y -parece ser- también a mí. Yo, que siempre he anhelado desembarazarme de Josefino, me veo con otro, que no es ni Josefino ni yo, que vive en La Oliva y que debe ser más malo que un día sin pan. Cumpliré Destino, seguro, y un día, alguno que confundiéndome me ha mirado mal y ha dudado, no lo hará y acabará conmigo. Acabaré pagando las maldades de otro, y de paso pagaré las mías. Se acabarán los coches malignos con cristales tintados, los guiños maléficos, las jardineras asesinas y descansaré en paz. Llevaré conmigo a Josefino, y que el doble, el otro, termine con su vida nuestro destino. Y se lleve mal pago, ya haremos cuentas si no.


El día de los torneos, pasé por la morería y vi a una mora lavando al pie de una fuente fría.

6 comentarios:

  1. Pues lo siento, socio, pero ya sabe: para unos ese doble es pasolini y para otros perry farrell.
    (aunque usted por supuesto sea mucho más guapo que la suma de ambos)

    ResponderEliminar
  2. Pasolini resta, ya está listo. Ahora soy más guapo que Perry Farrell en suma.

    ResponderEliminar
  3. A veces pienso que debe de ser divertido tener un doble, no un doppelganger si no una fotocopia generada en tiempo adulto, pero luego me digo: Joder, si ya es difícil encontrar novia para uno, ¡peor para dos! Al final acabaríamos matándonos, cual moraleja sci-fi.

    De propina: una rubia con ropa interior extrañamente sexy (tiene un aire retro). Por desgracia, no pega con los tatuajes y el coño depilado, pero la chica es muy linda.

    http://www.funtasticusnsfw.com/2009/06/22/amazingly-hot-blonde/

    ResponderEliminar
  4. Es una monada, Surlaw, puro volumen, está hecha para tocarla, barro, cosa dura, no pinceles ni cámaras, volumen, una monada.

    ResponderEliminar