jueves, 11 de noviembre de 2010

4 comentarios:

  1. Señor Navedik, pocos como usted tocaban los cojones, aún recuerdo su temido toque clásico, el racataplá, y sus variantes aporreadoras: el racatracatrá, el milindrillo y el doble milindrillo. Pero ahora, pasados los años, desde que el señor Surlaw nos descubrió su blog, observo con alegría que debió dejar las baquetas por el camino. No, digo mal, quiero decir que las utiliza para algún toque seco o algún redoble pero oportunamente y además hace uso de la cuerda y el viento.
    Ha mejorado mucho señor Navedik, en serio, las cosas que dice y cómo las dice calan.
    Y sigue usted con su amor: la música.

    ¡SALUDOS, SALUDITOS!

    ResponderEliminar
  2. Y EL CORAZÓN LES CEDO SIN REMEDIO, NO ES MEJOR QUE VAYA YO CON ÉL. HABLO MUY ENSERIO, DÓNDE ESTÁ MI PREMIO... Y DEJO QUE LOS PECES RECEN, MIENTRAS EL RIO NOS MECE...

    NADIE SOSPECHARÁ DE TI SI CREEN QUE PUEDES MOLESTAR A UN PEEEEEZ... BAILARÍN.

    ResponderEliminar
  3. se me pasó decir que este canturreo iba por usté

    ResponderEliminar