jueves, 14 de octubre de 2010

Ser matador de sueños es oficio de tinieblas.


Caravaggio, matador de mitos que ayuda a compartir la culpa mía que quiero que sea tuya Fra Angélico.

Tuya y del perro.


¿Dónde?
¿Dónde el perro?


¡Qué me folle un pez, Bacon y una Medusa y el amarillo de Otoño! ¿Dónde el perro?



… los sueños los mato por la mañana, por la noche mi valor es una flor de invierno, me respira por la noche y me asfixia por la mañana.
Podría hacer un esfuerzo, un golpe esfuerzo; voluntad vuelta, mecánica o ida, no sé.
O,


cuando seamos extraños volveremos a probar el conocimiento y volverá a ser el mejor amigo del hombre.


El perro.

15 comentarios:

  1. El perro entierra el hueso sin consultarle si prefería incineración o tumba. El perro es malo. Como las sierpes malas. Ofidios de tinieblas. Juego de palabras de saldo, admito. Todo lo que tiene colmillos mata. Pero las miserias forman parte del hombre, y si se ocultan serán como el hueso del perro, enterradas sin contar con ellas. Muerte al maquillaje. Viva el grano. Alma de carajillos.

    ResponderEliminar
  2. Mae mía Don Blas, le leo pero no me cala, qué profundidad...en la superficie el grano es terrible, qué pedal X DX Hendrick´s con tónica es un gintonic, verdad? Los carajillos son como de mañanas y raspan la garganta, saben a penas de diario y a cigarro de picadillo o quizá me lo invento. Mi perra aúlla, no sé si significa algo. Se llama Darro como el río de Granada donde la encontré al lado está el paseo de Los Tristes.
    Besos a todos....con mal aliento, eso sí.
    G.D.

    ResponderEliminar
  3. Zanahoria frente a nuestra boca, y seguimos andando.

    ResponderEliminar
  4. Así que no le cala, diakonova.
    Nunca me gustaron los carajillos. No tengo alma, no tengo carajillos: no tengo alma de carajillos.
    De gintonic sí la tuve, durante una década, + ó -, pero degeneré al ginlemon. (ya ni recuerdo la última vez que tomé uno)
    Flashback:
    Antaño, casi de niño, cuando hasta la radio era en blanco y negro, los camioneros a los que ayudaba a descargar muebles salían a su jornada con no menos de cuatro carajillos. Era cosa de hombres y ningún hombre quería que lo confundiesen con un marica. Los polis de carretera no hacían soplar, porque las leyes eran también cosa de hombres y porque ellos mismos desayunaban café y brandy. Cultura alcohol tabaco y fiesta. Cultura risa. Panacea. Contra el blanco y negro. Defensa propia.
    A los catorce, robar botellines de martini de las camionetas de reparto y tabaco de los coches, Celtas, Rex, Ducados, 46... A los quince martini y cerveza. A los dieciséis discoteca rural vodka-naranja bacardi-cola, venga tío ponte una de black sabbath, que estamos hasta los huevos de dani daniel. A los diecisiete gordons-cola. A los....
    En la mayoría de edad, gintonic, snobismo, tabaco rubio, categoría.

    Antes, con la metáfora de los carajillos y los granos lo que pretendía decir es que no se ha de disimular la barriga.
    Otra cosa:
    Los perros aúllan porque se les dan bastante mal algunas vocales y casi todas las consonantes. (Esto lo sabía bien Rodríguez de la Fuente. No así el tontolaba del Cousteau, que se pasó la vida buscando perros submarinos sin éxito)
    (el mundo sería peor sin perros)
    ----------------

    ¿De verdad se incluye en eso que dice, Walrus? con esa especie de haiku lineal,¿no nos estará diciendo cínica y solapadamente que usted se encuentra fuera de la masa?
    -------------------
    Besos radiantes a todos también.
    (ayer fui al dentista, pero ya me vuelven a oler las sílabas a cigarrete) (Ya que no ha conseguido librarme del aliento, le denunciaré por prohibirme fumar mientras me hacían la limpieza)

    ResponderEliminar
  5. El mensaje cierto es
    nunca me han gustado los carajillos
    siempre me han gustado los perros
    los perros son buenos
    un mundo sin perros sería peor
    he tenido tantos perros como amigos
    a ver si esto le cala diakonova.
    El grano y el alma de carajillos metaforizaba, con mayor o menor fortuna, que no debemos disimular la barriga
    la imperfección no es mala
    mi aliento sí
    y eso que fui anteayer al dentista
    voy a denunciarle
    encima de que no me ha conseguido quitar la pesturria a cigarrete, me prohibió fumar mientras me hacía la limpieza
    el muy cabrón.
    Besos binarios.

    ResponderEliminar
  6. ...encima el dentista le habrá cobrado, como si lo viera. No hay vergüenza, se ha perdido el pudor, la consideración, el respeto y hasta las buenas formas y costumbres. Yo recuerdo a mi padre fumando en la consulta del médico, grande, como un señor. Incluso, recuerdo fumando al propio médico.
    Ayer me caló la ginebra Don Blas, pero a consecuencia de ello me voy a forrar. Voy a patentar un sistema de dedos retráctiles a cierto nivel de alcohol en sangre. Bebes de más y los dedos se pliegan hasta convertir las manos en muñones, lo cual no sólo te quita de escribir gilipolleces sino que además le impide a uno conducir y demás actividades inapropiadas bajo el efecto del alcohol... ME FORRO¡¡¡¡ como si lo viera.
    Por último les dejo un documento audiovisual que he ripiado por ahí. Inconmesurable muestra del buen gusto y del saber hacer bizarro. Estético, sublime, no he podido dejar de darle al "ver de nuevo" "ver de nuevo":
    http://www.youtube.com/watch?v=skwj2qgkDzo&feature=related

    Besos a tutti le mundi con sabor a tutti fruti.

    Gala D.

    ResponderEliminar
  7. Ese vídeo quizás sea verdadero ARTE, pues me ha suscitado una mixtura de emociones brutal.
    Qué tiempos aquellos, los de fumar en la sala de espera...
    Algún día no muy lejano, un médico de los que ya no fuman, me instará severo a dejar el vicio, y yo quizás, con mi santa implorando al lado, haga un valeroso acto de reconsideración vital.
    Pero hoy por hoy:

    Ay, doctorsito doctor
    que lo que dise es mu malo
    que me quiere usté asustar
    pa que me quite er tabaco
    y yo no sé ques peor
    si consumirse fumando
    o de ganas de fumar.

    (Esto cantao por Morente con cajón y palmeros, quedaría de arte)

    ResponderEliminar
  8. Si de ganas de fumar,
    me muero algún día,
    que me asista Josefino
    y lo haré de buena gana,
    que me dice que es mi karma y que me muera tranquilo.

    ¡Ay Josefino, mi arma,
    que me ties to a gustito!

    Pero ¿dime?, Josefino,
    ¿y si me muero tranquilo?,
    ¿volveré como el humo?,
    ¿y clandestino pío pío?

    Dímelo Josefino,
    dime que diré pío pío.

    Dime pío pío que yo no he sido,
    dimélo Josefino.
    Dime al menos pío pío.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Opal, este experimento mental me persigue desde hace muchos años.

    Como la mayoría de experimentos mentales, consiste en un proceso actualmente irrealizable, pero no físicamente imposible. Un demonio observa todas las moléculas de su cuerpo, y memoriza la posición relativa de todas ellas, así como cargas eléctricas y cualquier otro parámetro físico con una resolución suficientemente alta. Luego destruye su cuerpo en una milésima de segundo (es un demonio, algo malo tenía que hacer), y a la siguiente construye dos copias idénticas (se redime con intereses), y lanza a cada una a una habitación distinta: una roja y otra azul. ¿Cuál es su historia, Opal? Parece que nos es imposible imaginar historias no lineales. Es terrible.

    ResponderEliminar
  11. Mi historia es la de un hombre común del siglo XXl que en otras edades de la vida, allá por el siglo XX, se contaba a sí mismo historias no lineales y se las creía; y ahora paga por ello, y para el resto de su vida, con una historia lineal y por tanto terrible que se resiste a creer.

    ResponderEliminar
  12. Un hombre en su línea, resumiendo.

    Por cierto, dígame qué no se puede perder, qué es de visita obligada para un turista en un viaje relámpago a Sevilla.
    (Es que nunca he estado y me ronda la idea de acercarme un fin de semana. He visto unos vuelos muy baratos y mi señora y yo nos estamos animando a ver la hirarda ahora que no hace calor) (y siempre es mejor que te aconseje un paisano que no una guía campsa) (un poco ya conoce usted mis decantaciones: buenas tascas, buen tapeo, buen rollo, etc)

    ResponderEliminar
  13. Le informaré en breve, señor Blas.

    ResponderEliminar