martes, 5 de octubre de 2010


Ha muerto el Indio
El popular "indio" de las Tres Mil Viviendas fue encontrado
hace unos días muerto por los efectivos del servicio de
emergencias 061 en plena calle en un día de frío, según
informó hoy el diario ABC de Sevilla.

El "indio" se llamaba Ángel de la Rosa y llegó a ser famoso
por su intervención en la película de Dominbique Abel
"Polígono Sur. El arte de las Tres Mil" y en varios programas
de televisión.

A pesar de pasear por la ciudad semidesnudo y con un arco,
tal y como lo encontraron, era un "pacifista activo" que
intercedía en peleas de su barrio y llegó a encabezar una
manifestación en contra de la guerra de Iraq.

El "indio" de las Tres Mil vivió bajo el puente peatonal
que cruza Bellavista y en una furgoneta abandonada en el
Polígono de San Pablo, pero llegó a estrechar la mano del
Rey Juan Carlos y del Príncipe Felipe.


Pocos días antes de morir le soné los mocos llenos de sangre y nos detuvieron, la polisía, a él le dejaron suelto, y como yo me rebelé un poquito me pegaron un porrazo y me metieron atentado a la autoridad. Cuando volvamos a nacer perderemos las cosas y los otros van a venir aquí. A mí no me pillarán porque estaré muerto.
Esto del Indio pasó hace unos años.

8 comentarios:

  1. uno de sus hijos se conmovió cuando lo de los mocos, un pequeño traficante. Creo que me aprecia.

    ResponderEliminar
  2. Imprescindible haber visto El enemigo público número uno de Wilder.

    ResponderEliminar
  3. ¡Lo encontré!

    http://www.elsewhere.org/pomo/

    Opal, tome nota.

    ResponderEliminar
  4. Me suena, y sin saber ingles, un deja vu, un nosequé iletrado. un mañana el ejercito rojo.

    ResponderEliminar
  5. Lamentablemente no hay de esas cosas castellano. Es un generador de ensayos postmodernistas. Crea sentencias gramaticalmente correctas con semántica aleatoria (aunque mutuamente dependiente), lo que me gusta llamar, en un esfuerzo de sobremetaforización, el mono sobre la máquina de escribir semántica. Aunque la verborrea de los filósofos le va al dedo para camuflar la falta de sentido, para que los de letras no se quejen también hay uno por ahí que genera textos científicos absurdos, y lo cachondo es que hay una lista de seminarios y conferencias a las que han mandado cosas de esas y han sido aceptadas. También hay uno que construye poemas surrealistas, y ese es el que buscaba para el otro post, pero no lo he encontrado.

    ResponderEliminar
  6. No se pueden construir poemas surrealistas, ni a mano ni a máquina. (Porque en realidad se construyen solos)
    Nadie es el autor de un poema surrealista por mucho que lo haya escrito él o ello.
    No todo lo que sale de la cabeza de un individuo es propiedad intelectual suya.
    (Es como si intentásemos decidir qué olor desprendemos)
    (Llueve sobre los mecheros)
    (Más claro, el water)
    (Water noster que estás en los cienos)

    ResponderEliminar
  7. Hay un laberinto que es de relaciones de toda índole donde nunca se pierde el tiempo porque es, aun sin salir jamás del laberinto, la única salida.

    ResponderEliminar