martes, 26 de octubre de 2010

10 comentarios:

  1. ¿Existe la belleza objetiva?

    Hay indicadores, la simetría, el cabello, las formas, que se dicen universales: la belleza al fin dadora de huevos, que la perpetúan, y es eyaculadora, mojadora y de misterio antropológico. El misterio, Science fiction y los porqués. Sé inglés.
    La belleza es un Misterio, un recorrido señor Surlaw, y todos aspiramos a ella.
    La Venus de Winderdorf o la ragazza renacentista no eran objeto de estudio en su momento y el río de la vida, el de la fertilidad, horadaba su cauce como una caravana fluvial y, sobre todo, no bebían vinagre como los románticos, para empalidecer su tez.

    Pero el hombre ama.

    Amarás sin objeto. Pero la belleza sin objeto -quiero decir, sin un objeto, un no se qué cosa- pobre Matisse sin cartulinas, y sin asistenta

    ResponderEliminar
  2. Tengo mis dudas sobre que la simetría implique belleza, a pesar de que tradicionalmente se dice así, creo que por tradición de los griegos. Yendo al caso de la belleza física humana, una persona totalmente proporcionada puede parecer no-fea, pero no nos dice nada. Lo que normalmente llamamos belleza es un tipo de deformidad sobre un molde perfecto, pero una deformidad positiva, que transmite una información atractiva, sea por motivos primitivos como que transmite salud, o por otros emocionales, de más alto nivel. La simetría y la proporción son portadoras, pero no veo yo que contengan ninguna belleza.

    Confío en que es generalizable a belleza no humana.

    Pero lo decía a colación de una canción que dice "We live in a beautiful world", que alguien cursi ha acompañado de fotos de paisajes bonitos.

    http://www.youtube.com/watch?v=5Mio5-zXZnI

    Cuando la gente hace eso se le olvida que esas escenas de nuestro mundo nos parece bonitas porque estamos adaptados a él. Pero también se pueden hacer contrargumentos, como que la Tierra posee características inusuales en el Universo, y eso le proporciona objetivamente ciertas propiedades especiales. Pero a su vez, de ellas salen cosas que nos resultan tan poco bellas como las cucarachas, y la podredumbre en general (la podredumbre es un pago por nuestra riqueza, claramente).

    Por cierto, he redescubierto mis 9 años:

    http://www.youtube.com/watch?v=yzXwutv0yy8&feature=related

    ¡La música de los jefes finales de Sonic 2! Realmente pegadizas. Yo era bastante malo, en parte por torpeza natural, en parte porque no me cundía todo el esfuerzo psicotécnico de concentración para una recompensa tan vacua como un "Congratulations", pero me gustaba el juego por la estética de cada fase. Un reflejo de mi vida. También pensaba que el zorro naranja era un personaje femenino, algo así como la follamiga de Sonic, y me gustaba que lo ayudara con los malos, pero luego me enteré de que era un personaje masculino (algo gay, la verdad), y toda mi historia romántica se vino abajo.

    ResponderEliminar
  3. Y estará contento; me ha hecho mirar Matisse en la Wikipedia.

    ResponderEliminar
  4. (Me he quedado como estaba)

    http://upload.wikimedia.org/wikipedia/en/7/7d/Matissesnail.jpg

    ResponderEliminar
  5. Matisse, Surlaw, en la vejez, al no poder pintar, contaba con una asistenta que le colocaba las cartulinas en una pared. Matisse en un sillón y la asistenta joven y primordial asistiendo al maestro. La belleza era de la asistenta pero Matisse, de tanto bregar con las dos, no le iba a la zaga. Al final del camino, la belleza en plural.

    ResponderEliminar
  6. Los pintores del S.XX siempre han estado rodeados de tías. Y los músicos. Y los escritores. El mundo artístico va degenerando, cada vez más, hacia un enorme instituto de secundaria poblado por adultos.

    ResponderEliminar
  7. Lo mejor y lo más perdurable de los tiempos de mi insti fue el molde oculto del tejido textil incrustado en la vagina de mi profesora de ingles. De los Setenta, me quedo con los pantalones acampanados de tiro ajustado al coño.
    Qué le voy a decir, los entiendo a esos artistas, de mayor quiero ser mejor alumno de instituto, ya me estoy proveyendo de cartulinas.

    ResponderEliminar
  8. Pues mis tiempos en el insti fueron una puta mierda. De ahí me vendrá todo, y de todo me vendría aquello.

    ResponderEliminar
  9. Las groupies de toda la vida.
    El instituto mundial es cojonudo: yo vengo repitiendo curso desde los 15. (hasta que llegue a ser artista)
    (algún día volveré locas a todas las yayas de la residencia)

    ResponderEliminar