miércoles, 8 de septiembre de 2010




A veces, en invierno, las chicas miran por la ventana del autobús y ven la vida, los árboles, las personas… Pasar. Pero ahora estamos en verano y los hombres trabajadores, algunos que van en furgoneta, sacan la lengua a las chicas como serpientes obscenas. Mano derecha o izquierda no, mano que golpea ha de ser. Tolerancia 100, pero cuando se rebase, crimen y castigo.
Neira es un hijo de puta desde siempre, la ETA también y creo que como los farmacéuticos tiene una serpiente en su anagrama.
Los que delinquen a su puta casa, apoyo a Sarkozy, en esto al menos, los progres con dinero se aprovechan de los inmigrantes y ponen el grito en el cielo cuando algo no es políticamente correcto pero no cuando no es domésticamente correcto, que los jodan.
Y los mineros chilenos bajo tierra, la NASA está interesada en su devenir.
A mí me han mordido serpientes, culebras de agua dulce sin veneno.
El veneno ha sido y es muy importante para la industria farmacéutica.

6 comentarios:

  1. No entiendo por qué las chicas se pueden tomar a mal algo como una sacada obscena de lengua. El coñolingus no va en la línea del ego primitivo inseminador del que las mujeres pueden y suelen acusar al hombre; es un acto que valora y pone en primer lugar los sentimientos femeninos. En fin, me remito al vídeo educativo del otro comentario. Lamentablemente, no hay mujeres como esas. Mucha liberación sexual de salón es lo que veo. Liberación sexual de teleserie, no del youtube.

    ResponderEliminar
  2. Adoro a esas misses mundiales en ciernes y estaría el resto de mi vida con el significado de esta palabra latina en la boca: cunnilingus. Sólo puedo decir eso. Discúlpenme. Mi basura orbital digo, mis contradicciones.

    ResponderEliminar
  3. Es imposible decir "cunnilingus" sin resultar ridículo.

    ResponderEliminar
  4. Les comería el coño a todas, Surlaw.

    ResponderEliminar
  5. La gula del norte ¡La auténtica!
    La rubia del norte ¡La auténtica!

    ResponderEliminar