sábado, 25 de septiembre de 2010

Según qué días mato a una alondra o pongo una vela a un ruiseñor, según qué días alumbro con una linterna por la noche los yoes de los románticos ingleses y les canto una alabanza o les meto un perdigón; y después, cuando el aire vuelve a ocupar el lugar donde se hizo el vacío, sobreviene la implosión. A este crimen lo llamo experiencia, lo de las alabanzas creo que tiene que ver con la conmiseración.
Una sombra caprichosa en el edificio de enfrente parece el perfil narigudo de un guerrero inca, cuando la tierra se mueva otro poco la pareidolia se irá a hacer puñetas y el ladrillo visto volverá a ser el despiadado horizonte de los treinta metros, de nuevo será metáfora y vuelta a empezar con la alabanza del fracaso y el crimen del perdigón.
Y sin catarsis, sigo con la porquería día tras día en esta Tierra que -quién lo diría- gira alrededor de un sol.

11 comentarios:

  1. Cruzaba yo el paso de peatones que hay entre el Banco de España y el Ejército del Aire (se respira poder ahí), cuando le dije a una chica que me acompañaba que lo más parecido a amistad era la que tenía con Don Blas y Opal, porque yo amigos siempre he tenido pocos o ninguno. No es que a mí me acompañen habitualmente chicas, no no, pero aquel era un día que había de ser diferente, aunque haya quedado en mi memoria como triste, además. Y no es que yo hable de mis conocidos de la Interné a gente así al tuntún, pero es que con esa persona trabé contacto por los entornos esponjiformes, y algo conocía a lo que me refería. La cosa es que le dije que era graciosa la obscuridad de los textos hiper-metafóricos de Opal, que cuando tuvieran significado estaba tremendamente ofuscado, y recuerdo que ella defendió la idea de que ese significado no existía nunca, y que era una tomadura de pelo.

    Opal, por el amor de dios (en minúscula, como debe ser), resuelva aquella diferencia de opiniones, aunque sea en mi recuerdo donde perviva solamente. Dígame si a veces existe algún significado, y si así al menos en algo no estuve equivocado aquel día, que recuerdo gris pese a ser del tórrido verano madrileño, y me enlugubrece el corazón.

    ResponderEliminar
  2. Montonera, esa chica de los entornos esponjiformes es una montonera y una descreída, no me cabe duda ¿Tomadura de pelo mis significados? ¿Inexistentes? ¿A que no se atreve a decir lo mismo de mis significantes, eh? Lea Surlaw, lea ¿Ve? ¡Anda que no!
    Puede que abuse de algunos fonemas, de la consonante p y de la vocal e (una debilidad), pero nunca lo haría con la ñ o la i, ¡eso nunca!, que tengo principios Surlaw…, dígaselo si tiene ocasión a esa s-e-ñ-o-r-i-t-a (¿ve?, he utilizado la e -no me he podido resistir- pero en contrapartida también la ñ y la i). Y abuso, es verdad, de la secuencia D-i-o-s pero precisamente porque está llena de conceptos.
    No estaba usted equivocado, mire que yo mismo busco un significado y lo hallo, Surlaw, ¡lo hallo!
    Uy.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que me de usted la razón. Con el sarcasmo no sé qué hacer porque soy un poco Asperger. De cualquier forma, aún en los casos en los que no haya significado, esa intencionalidad conlleva un significado. Y leerle resulta relajante como escuchar ruido blanco. El suyo es ruido blanco semántico, expresión que me encanta por lo pedante pero a la vez acertada que resulta.


    Por desgracia, la ocasión no la tengo. En la prepotencia que le da a las mujeres ser el género solicitado, consideran que no tienen por qué cortar comunicaciones de forma explícita e informada, si no que basta con cortar el cable y olvidarse, que ya se cansará el otro extremo de preguntar si hay alguien, y de especular o preocuparse sobre lo sucedido. Esto genera rencores, como cualquier situación de desigualdad y desprecio. Pero nuestra especie y la vida misma han surgido de la crueldad y la muerte, tampoco hay nada de lo que asombrarse.


    PD: Este es un experimento propio: pruebe a situarse cerca de un ventilador a máxima potencia (le aconsejo esperar al próximo Verano), y entonces imagine un sonido no muy definido, como por ejemplo un cántico en un partido de fútbol. Lo oirá físicamente, no sólo a un nivel mental como si lo hiciera sin el ruido del ventilador de fondo, si no físico. El sonido del ventilador posee todas las frecuencias, y su cerebro puede construir el sonido imaginado mediante un filtrado. Es el mismo principio por el cual puede ver imágenes arbitrarias en las estrellas, la lombarda cortada, o el ruido de una TV analógica desintonizada. Debía de ser útil cuando no había pornografía.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que me de usted la razón. Con el sarcasmo no sé qué hacer porque soy un poco Asperger. De cualquier forma, aún en los casos en los que no haya significado, esa intencionalidad conlleva uno (aunque sea pequeñito). Y leerle resulta relajante como escuchar ruido blanco. Ruido blanco semántico, aunque con un nivel de coherencia algo superior al "Colorless green ideas sleep furiously" de Chomsky. En realidad, podría ser más acertado llamarlo ruido blanco pragmático.

    Por desgracia, la ocasión no la tengo. En la prepotencia que le da a las mujeres ser el género solicitado, consideran que no tienen por qué terminar una comunicación de forma explícita e informada, si no que basta con cortar el cable y olvidarse, que ya se cansará el otro extremo de preguntar si hay alguien, y de especular o preocuparse sobre lo sucedido. Esto genera rencores, como cualquier situación de desigualdad y desprecio. Pero nuestra especie y la vida misma han surgido de la crueldad y la muerte, tampoco hay nada de lo que asombrarse.

    PD: Este es un experimento propio: pruebe a situarse cerca de un ventilador a máxima potencia (le aconsejo esperar al próximo Verano), y entonces imagine un sonido no muy definido, como por ejemplo un cántico en un partido de fútbol. Lo oirá, no sólo a un nivel mental como si lo hiciera sin el ruido del ventilador de fondo, si no que realmente creerá percibirlo a nivel físico. El sonido del ventilador posee todas las frecuencias, y su cerebro puede construir el sonido imaginado mediante un filtrado. Es el mismo principio por el cual puede ver imágenes arbitrarias en el ruido de una TV analógica desintonizada, las estrellas, o una lombarda cortada. Debía de ser útil cuando no había pornografía.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Oops se me repitió el comentario.

    ResponderEliminar
  7. La prosa aspética de la Wikipedia te puede hacer llorar, prueba de que la poesía es una mierda.

    Curiosamente, lo más desolador de la historia de la niña Genie no son los abusos y la cautividad a la que la sometió su padre durante la infancia. Eso es triste pero no desolador; uno ya tiene asumido que existen personas degeneradas en la sociedad civilizada. Lo impactante es la historia posterior. Leyéndola, y al margen de los personajes particulares, uno se da cuenta de que la niña fue utilizada, como fenómeno por el que se competía para estudiar. Cuando la puta financiación se cortó, de pronto ya nadie quería hacerse cargo de ella, e incluso volvió a ser maltratada por algunos de los múltiples padres adoptivos que se fueron cansando de su dificultad. Genie quedó averiada para siempre, y estoy convencido de que si desde cuando fue encontrada a los 12 años, hubiera sido sometida a una educación adecuada, con un presupuesto igual o menor del que realmente se invirtió, podría haberse acercado bastante a las capacidades de una persona normal. Pero fue usada como una rata de laboratorio, y luego arrojada a la calle cuando no arrojó los beneficios esperados, por la sociedad civilizada que se supone antagónica de su infancia degenerada. Es la historia más desoladora que ahora mismo recuerdo haber leído.

    ResponderEliminar
  8. En mi molesta opinión –porque nadie me ha preguntado- me atrevo a responder:
    Escribir en surrealista o en abstracto es un asunto de sensaciones, más que de mensajes.
    A los lectores en estos casos no nos queda otra que preguntarnos tras la lectura: ¿Me ha sugerido algo ese texto -¿habría de hacerlo?- o me ha dejado tan impermeable como quien ve una tanda de anuncios?

    La Tierra gira alrededor de un ventilador, y si uno se queda mirándolo de cerca comprobará que sí, que en efecto las aspas giran con mucha frecuencia.
    Entonces puede oír uno hasta colores.

    Hola.

    ResponderEliminar
  9. Una sensación producida por otro es un mensaje. Simplemente no entiendo la diferencia. No descarto que me falte una parte de cerebro para ciertas cosas. Es lo mismo que digo para los nacionalismos, jeje.

    Pero aunque el 95% de la poesía y de la prosa del Opal me dejan ¿ein?, el Adagio en G menor me produce sensaciones, así como los vídeos de hembras dominantas, así que algo de sensibilidad supongo que tengo. Pero vamos, que creo que eso es un mensaje, y -oh herejía- cuantificable como todo Cristo. Ay, el que desentrañe el lenguaje del Adagio en G menor... ese sí que se va a rodear de hembras... ¡el gran bardo será!.

    Estoy MUY enojado porque escribí un comentario MUY sentido sobre un tema que no viene a cuento y que no quiero mencionar -no tiene nada que ver con lo anterior- y el puto Blogger lo ha enviado al limbo de la información. Lleva un tiempo haciendo cosas rarassss.

    Estoy MUY dormido ahora mismo. Pero estoy caliente. Estoy demasiado caliente para dormirme, pero demasiado dormido para hacerme una paja. ¡ATRAPADO EN UN BUCLE AUTODESTRUCTIVO! Me voy a consumir. Sin consumar.

    Adiós.

    ResponderEliminar
  10. En efecto, una sensación también es un mensaje. Yo me refería cuando dije "mensaje" a la acepción más común, clara, concreta, diáfana y romanpaladina del término, frente a "sensación" como algo más vago, indefinido, interpretable...
    (como Antonio López versus Joan Miró, vaya)
    Escribir de forma compleja, no lineal, no pedagógica, no directa y no nítida es, creo yo, el reflejo de un estado anímico.
    (Ni siquiera es imprescindible que el señor Opal sepa qué está diciendo exactamente)
    -------------------------------
    (la próxima vez que le pase lo que dice al final, sueñe con que se la hace y ya está)
    (el subconsciente huele a pescado)
    --------------------
    Hola, amigo Morsa.
    Hola, amigo Opal.
    Hola, amigo Cielo: qué bonito estás antes de que te rayen los aviones.

    ResponderEliminar
  11. Me gusta lo del ruido blanco.
    Yo hago chiribitas con los ojos y cuando giro las pupilas en sentido contrario al de las aspas las detengo. No es una metáfora, es literal.
    El subconsciente es una pizarra descolgada y apoyada en la pared de un aula donde todos duermen, y si por azar alguno se despierta sólo alcanza a ver el reverso.
    Y lo más importante: hacerse pajas previene el cáncer de próstata.

    ResponderEliminar