domingo, 12 de septiembre de 2010

Mi vida espiritual tiene trazas de grasa y flota en la carnalidad, mi vida espiritual tiene cuatro letras: a m e n: es el principio y el final de una comida, es sampa. Las carpas, en los estanques, engordan y mueren; eso le pasó a mi vida espiritual y se hizo grasa y flotó. Desde aquí quiero rendir un homenaje a las vidas espirituales que flotan, descreídos, montoneros.
No encuentro el video que quería de Hair. Bueno, otro.




1 comentario: