viernes, 10 de septiembre de 2010

Dios mío, las hojas, el Otoño…




8 comentarios:

  1. Imagine a los miembros de una raza extraterrestre poniéndose melosos mientras retozan entre miembros humanos amputados y en putrefacción. Oh, lo sé, ese tipo de relativismo está trillado, pero me ha venido a la mente sin yo pedirlo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, me refiero a juzgar la conducta humana sobre los seres inferiores hipotetizando sobre una especie superior que nos hiciera las mismas judiadas. Es un recurso frecuente en ciertas discusiones, y es una forma de relativización. Si viene la especie de marras, pues mala suerte; aquí cada uno tira de lo suyo, y esa es una perspectiva única y absoluta. Aunque el egoísmo individual no ha de encajar con el de especie; yo si me dejaran quizá me unía a ellos, porque mi propia especie no me ofrece mucho. Aunque pediría que me abdujeran con la wozniacki. La sharapova tenía su punto cuando su boom, pero esta, sin dejar de ser potente, es más femenina.

    ResponderEliminar
  3. Es bellísima, Surlaw, muy bien formada, hechuras y porte, yo las criaría; pero no olvide a Ana Ivanović, mi Ana Ivangloria, gloria castaña; y sus ojeras. Díos mío sus ojeras.

    ResponderEliminar
  4. http://www.timandpolly.com/images/caroline_wozniacki_10_caro2_mHo5Src.sized.jpg

    Me gustaría medir cuántos newtons pueden ejercer esos muslos.

    ResponderEliminar
  5. Oigans, qué les está pasando en la sangre,

    que lo que viene es el otoño,

    no la primavera,

    cerdos.

    ResponderEliminar
  6. Es él señor Blas, que me provoca, que me lía con los newtons, que me hace dudar y yo soy de las buenas, de las morenas y de las castañas, pero es que tiene unos muslos esa rubia… Mis principios… ¿Adónde mis principios?

    ResponderEliminar
  7. Bueno, Martini ha venido en mi auxilio y me trae a Mónica Bellucci para esta temporada. Ya vuelvo a tener los centros en mi centro.

    ResponderEliminar