lunes, 16 de agosto de 2010



Nunca los cómics me han llegado. Excepto los de Robert Crumb.

9 comentarios:

  1. A mí me ponían bastante las voluptuosidades de Richard Corben. (Pero etapa comiquera juvenil fue breve)

    ResponderEliminar
  2. (a ver si adivina qué monosílabo falta en MI anterior comentario)

    ResponderEliminar
  3. Me ha hecho buscar y lo primero que me ha salido en google images es ésto http://tp.lc.ehu.es/seno/corben.jpg

    No me pegue estos sustos cabronazo.

    ResponderEliminar
  4. Y no me jodan que no han leído en su infancia EL CAPITÁN TRUENO. Si no lo han hecho, es normal que no entiendan mi asunto con las vikingas. Porque no se confundan: yo no he visto ni una sola peli de Alfredo Landa o Pajares.

    ResponderEliminar
  5. De niño muy infantil leí tebeos a toneladas: Mortadelo, Zipi y Zape, Anacleto, Asterix, Tintin, etc.
    De niño menos infantil, igual: Capitán Trueno, El Jabato, Hazañas Bélicas, los héroes Marvel, etc.
    Y de jovencillo, lo mismo: Vampus, Creepy, 1984, Metal Hurlant, El Vívora, etc.
    (Un auténtico panzón de leer tebeos y revistas)
    Lo que quería decir antes es que a partir de los 17-18 dejó de interesarme sin que me diera ni cuenta. (Todos sabemos que hay gente aficionada al comic de por vida)
    Yo las que vi de Landa y Pajares fueron pocas y por que no había otra cosa. Después de esa época, la primera vez que tuve ocasión de ver una de Woody Allen y una de Monty Python, creí que dios existía. (Con lo trasnochaditas que se ven ahora algunas)

    ResponderEliminar
  6. Con los tebeos, cómics y demás, yo tuve un recorrido parecido al de usted, señor Blas. Añado a la lista Roberto Alcázar y Pedrín y unos tebeos de vidas de santos que me suministraba una tía que veía en mí a un angelito.
    (Increíble El Víbora).

    Sigrid… Surlaw, Sigrid... Cómo no voy a entender su asunto con las vikingas…

    ResponderEliminar
  7. Pues más que parecido, el recorrido es casi idéntico diría yo. No sé quién coño metía pues en las casas esas vidas de santos ejemplares y mártires hechoscaldo, porque también me las mamé todas, se los juro. De aquellos polvos estos lodos, tal vez.
    Roberto Alcázar y Pedrín, por supuesto, y otros granos de arena los pusieron Hermano Lobo, la vieja Codorniz, El Papus. (Un tebeo que no consiguió gustarme ni de muy muy pequeño fue el Pumby. (Parecía que lo hubiese hecho Emilio Aragón, joder)

    http://www.google.es/images?hl=es&source=imghp&biw=1024&bih=644&q=pumby&gbv=2&aq=f&aqi=g1&aql=&oq=&gs_rfai=

    ResponderEliminar
  8. Y que no es sólo eso... que también estaban las princesas malvadas, de largas uñas y mirada gatuna, que ataban al Capitán Trueno y le hacían pupa. Lo que puede llegársele a colar a la censura con el truquito del cruzado cristiano y el acero toledano... Y además era muy multiculti, porque había moros buenos y moros malos, vikingos buenos y vikingos malos...

    Que por cierto, en la peli que van a estrenar dentro de poco, han buscado a una actriz ucraniana para el papel de Sigrid. Vale, que la tía está buena, y algunas del Este también son rubias pálidas, y que el caché de la Johansson debe de estar muy alto para una producción española, pero joder, ¿tanto les costaba buscarse a otra de las miles de actrices vikingas que hay? ¡Isla de Thule, señores productores! ¡Que eso es como llamaban los griegos a Escandinavia! En fin... tampoco espero gran cosa de la peli.

    Tintín es también otro de los pilares de mi infancia, pero desde luego, no ha conseguido condicionarme sexualmente (o eso espero). Los de Asterix y Obélix son más graciosos por satíricos, pero como los leí más tarde, no es lo mismo. El resto de los que dicen no los conozco.

    ResponderEliminar
  9. El Capitán Trueno, tanto desfacer entuertos y la casa por barrer. Pobre Sigrid, virgen todavía…

    ResponderEliminar