domingo, 15 de agosto de 2010

Joder Surlaw, me ha echado de su casa virtual.

5 comentarios:

  1. No, no. Simplemente la he cerrado para todo dios, pero Blogger pone el mismo mensaje que si hubiera elegido a un selecto grupo de lectores para leer mis discursos, cual cabecilla de organización francmasónica.

    Como mi lado pesimista predijo desde el principio, me he desilusionado con el blog. He de reconocer que uno de los motivos que me llevaba a escribir en él era su posible función de red pescadora de personas afines, pues ya que yo no participio en actividades sociales típicas que sirven para dicho propósito, sería un legítimo sustituto. Sin embargo, no ha funcionado. Siempre me ha inquietado pensar que el mundo está lleno de personas afines a las que nunca conoceré. Posiblemente me cruce con muchas de ellas por la calle a lo largo de mi vida, y no lo sepa nunca. Internet pone más en evidencia esa desgracia, ya que siempre estaré a unos pocos clics de ellas, como en una parada de autobús eterna en el que nadie se dirigirá nunca la palabra.

    A veces divago sobre otros formatos más activos que el blog para afrontar ese problema, pero me requerirían demasiado tiempo, y mi lado pesimista sabe que es irresoluble sin un golpe de suerte. Además, no tengo claro en qué idioma quiero escribir.

    ResponderEliminar
  2. También a mí me ha inquietado eso, incluso con las personas del pasado, que están muertas y ya no son ni posibilidades. (No le digo ya con las del futuro, que también me inquietan sin posibilidades).
    Bueno, siga intentándolo, hombre, que a lo mejor funciona, y sin posibilidades.

    ResponderEliminar
  3. Hay una cosa sobre la que tengo curiosidad desde hace mucho.
    Cuando uno abre un blog, normalmente se lo dice a unas cuantas personas. Y a veces éstas se lo comentan a otras. Ok.
    Mi curiosidad es: Si uno monta un blog sin decírselo a nadie ni publicitarlo de ningún modo ¿cuántas visitas recibiría? ¿cuánta gente se tropezaría de forma casual con ello?
    (No sé, un blog de música, o de arte en general, o de bebidas alcohólicas, o papiroflexia...)
    (Si alguien me dice cómo se coloca un contador de visitas, lo hago)
    (Una vez que estuve de baja hace un par de años, y me aburría de collons, estuve tentado de abrir un foro de temática indefinida sin decírselo a nadie, por ver qué pasaba)

    (Morsa: haga usted viñetas, o vídeos, o lo que sea, por probar también)

    ResponderEliminar
  4. Deker, efectivamente mi blog es un supuesto como el que propone. Pero es que para mí es importante conservar el anonimato. Mucha de la gente de mi entorno, por no decir toda -y que tampoco es mucha-, no tiene un grado suficiente de intimidad conmigo como para leer mi blog. Y en los últimos tiempos, la poca con la que he adquirido un vínculo suficiente, no hablaba castellano. El suyo es claramente un caso distinto, no parece que necesite mantener ninguna etiqueta, tiene familia y parece que amigos. De cualquier modo, la gente llega principalmente a través de búsquedas en el google y enlaces de otras webs. Lo que pasa es que yo soy tan asocial aquí como en persona, y tengo poco de todo eso. Yo y ustedes, vamos.

    ResponderEliminar
  5. Usted, Surlaw, sabrá eso de los contadores, ¿no?

    ResponderEliminar