jueves, 12 de agosto de 2010


Ejecutan chinos y las autoridades aprovechan los órganos para trasplantes. La memoria celular tiene una segunda oportunidad, a pesar del celo de las autoridades. Al señor X ahora le gusta la música clásica; gracias al hígado de la señora Q, una melómana de armas tomar, supervivencia y vida después de la muerte se amalgaman. Cuánta memoria celular se pierde cada día en el planeta. La religión del futuro será orgánica o no será.



4 comentarios:

  1. Cultura del aprovechamiento, joder. Ahora está de moda reciclar en occidente; los chinos lo implementan a su manera.

    ResponderEliminar
  2. La aprensión es selectiva: ésto me da asco, éso no...
    Francamente, creo que me daría mal rollo que me trasplantaran algo. Es por poso cultural, indudablemente, pero ahí está.
    Depende de lo que le injerten a uno de otro. Hay cosas que son llevaderas, pero las hay que tela.
    ¿Qué les daría a ustedes grimilla que les implantasen de otro individuo?
    (El asunto merece un artículo a fondo)

    ResponderEliminar
  3. La lengua, salvo la de Ava Gardner.

    ResponderEliminar