jueves, 8 de julio de 2010




Lo inconsciente remitiría a lo no-dicho en el lenguaje –cosas de Lacan-

Afortunadamente en este video no hay voz en off. Desafortunadamente hay una musiquilla de fondo, una tentativa de aproximación al objeto real, una cucharadita de potito Bledine bienintencionada.

Y sollocen otros poetas
sobre los cuernos de la lira,
con el ritmo de las piruetas
yo rimo mi bella mentira.


Esto que dice Arlequín, el acróbata del lenguaje corporal, en La marquesa Rosalinda, me trae a las mientes que la comunicación más veraz (o al menos el porcentaje mayor de comunicación) reside en el lenguaje no verbal, en el gestual. La manipulación es posible pero habría que ser un consumado arlequín para llevarla a cabo.

¿Ha muerto la novela? En mi boca esta frase quedaría grande amén de ridícula, prefiero pues darle la vuelta a la tortilla y declararme a mí el muerto. No sé cuándo morí para la novela, sí sé que hace un año justamente leí Vida y época de Michael K. de Coetzee y que me entraron ganas de nuevo de leerlas, o más bien de leerle a él. Inicié Desgracia y a la mitad abandoné; y es que siendo muy bueno tenía a mano lo que a mí realmente me gusta: lo testimonial: desde Victor Klemperer a Imre Kertész, pasando por Robert Antelme, Jean Améry, Primo Levi, etc. Sí, literatura de sobrevivientes de una época determinada, mi obsesión.
Probablemente fue el Pessoa de El libro del desasosiego el que me inició hace muchísimos años en este tipo de literatura, no la de los, digamos, Campos pero sí en la testimonial.
Mi hermana, que cree saber mis gustos, me regaló en un cumpleaños El niño con el pijama de rayas. Leí un par de páginas, reconocí la odiosa forma estereotipada de narrar que me ha hecho aborrecer la novela y devolví esa rueda de molino a la estantería. Allí está, desde aquí la veo. Cuando mi hija crezca se la regalaré.

2 comentarios:

  1. Lo mismo su hija preferirá ver la peli en vez del libro. Pero cuando llegue ese momento, dígale de mi parte, que no me gustó. (Y la vi en el cine, pagando, como un tío legal, oiga)

    ResponderEliminar
  2. Ahora que estoy advertido, la llevaré si acaso a ver La vida es bella, de Roberto Benigni.

    ResponderEliminar