sábado, 22 de mayo de 2010





Entiendo la zona gris como tierra quemada donde sacio el hambre recogiendo del suelo castañas. Asadas.

El personal sanitario de la UCI, si no ve pompas de aire formándose en el extremo exterior del tubo torácico del neumotórax, se aburre. Cultura del entertainment en salas donde se muere. Puro espectáculo; no es crueldad.

En otro orden de cosas: el bien y el mal. En tanto a la noche del cazador, soy un maniqueísta convencido. Escupiría sobre las tumbas de los reverendos malvados, sin espectáculo y sin crueldad.
Sin embargo, acometo esta lucha desde mi Sombra –concepto junguiano -, pocas luces tiene mi luz para las batallas entre tinieblas y me asiste la oscuridad sin sonda de La Sombra: para mancharme las manos preciso mi mirada sucia. El precio a pagar: se alimenta y crece.

… Y, sin embargo, sabíamos
que también el odio contra la bajeza
desfigura la cara.
También la ira contra la injusticia
pone ronca la voz. Desgraciadamente, nosotros,
que queríamos preparar el camino para la amabilidad
no pudimos ser amables.
Pero vosotros, cuando lleguen los tiempos
en que el hombre sea amigo del hombre,
pensad en nosotros
con indulgencia.

(A los hombres futuros, Bertolt Brecht)

8 comentarios:

  1. Entonces ya no serán hombres.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Transhumanismo

    ResponderEliminar
  2. Blanche Dubois, la que en Un tranvía llamado deseo clamaba: “No quiero realismo. ¡Quiero magia!”, decía también que siempre había confiado en la amabilidad de los desconocidos. Pues bien, confiemos doblemente, en la magia y en la bondad de esos futuros “hombres” desconocidos.

    ResponderEliminar
  3. Un hombre o un transhombre será amigo de otro cuando no haya nada que ganar ni perder por ser hombre.
    Pero mientras el hombre sea un animal religioso, mierda.
    El hombre hace religión de todo porque se lo cree todo. (Hasta cree que DEBE competir)
    A diferencia de otros bichos, la evolutiva inteligencia humana permite que los tullidos sobrevivan, pero al mismo tiempo mantiene como dogma inamovible que es competir lo que nos ayuda a progresar.

    ResponderEliminar
  4. Cuesta menos adornarse que renunciar a los adornos. Con el añadido de que adornarse distingue y es más resultón. La desnudez del hombre violenta, es ofensiva y minimiza al hombre a ojos del hombre doping.
    No ser, aquí, un amigo: ser. (A ver si empezando por uno mismo…)

    ResponderEliminar
  5. La piedad humana, que permite a los tullidos vivir, es una estrategia subóptima a corto plazo, que puede proporcionar alternativas óptimas a largo plazo, y permite no quedarse estancado en máximos locales. Los tullidos también encuentran soluciones; a veces incluso mejor que los no tullidos, porque hacen de la necesidad una virtud, o porque a falta de ciertas expectativas, disponen de más tiempo libre. En el caso humano, es novedoso como característica consciente, porque la consciencia y la reflexión sobre los propios actos es novedad en general. Pero algunos tullidos han venido salvándose desde la sopa primigenia, y ese cierto nivel de laxitud en los peligros inanimados se ha transmitido al comportamiento de las especies.

    Palabra de tullido.

    ResponderEliminar
  6. Los hijos de puta partidarios de la eugenesia, entonces, ni tienen piedad ni dos dedos de frente. Se lo digo como subóptimo, de tullido a tullido.

    ResponderEliminar
  7. En los Juegos Olímpicos corren, nadan, lanzan o chutan muchos para que gane uno: yo, ya saben, les daba una medalla de mierda a cada uno, del primero al último.
    En los Juegos Paralímpicos corren, nadan, lanzan o chutan los tullidos, y también gana uno.
    Y es que el tema no es tener una pierna o dos o nueve, sino competir; no es tener una mente portentosa o corriente, sino comulgar con el sistema de desarrollo y evolución vigente sin ponerle una sola pega.
    Hay mejores formas de avance, simplemente.
    (Y si uno es medianamente inteligente, tullido o no, debería verlo.)
    (Pero mientras a todos les encante ganar: ¡camarero, ponga otra de mierda, que la pago yo!)

    ResponderEliminar
  8. La competencia tampoco es de mi competencia señor Blas. Estoy de acuerdo con usted.

    ResponderEliminar