domingo, 18 de abril de 2010

Preservo con nicotina los estados de ánimo, es ámbar, hombre de alquimia, eres feliz, la vida sonríe, gracias. Hoy llueve, hay pero no hay penumbra, la lluvia no es fuego, es poderosa, algunas gotas rebotan, qué espectáculo. La nube baja y la acoge. Adoro la lluvia, su abrazo limpio, cauces que se llenan, sequía adiós, podría fumar a dos manos y un pajarillo que vuela. En el río Ganges se han ahogado muchos occidentales y muchos hindúes mueren de hambre. Soy hombre de alquimia y no he ido al Ganges, me ahogo en nicotina, adoro mi karma.
Eddie Vedder sabe qué hacer con sus manos, están para acompañarle, el camino será largo. El hombre de alquimia, con los elementos, pierde la vida, es una gorgona lo que ve si se mira al espejo. Con un estornudo, achísssss, se va, ésta, la muerte y otras estupideces: las que vengan, es así, me es fácil y lo hago.
_ ¿Qué quieres cambiar de ti, hombre de alquimia?
_Sólo quiero conservar, la gotita de sangre, siempre fluida, que en la yema de mi dedo causaron dos espinas.



2 comentarios: