sábado, 27 de noviembre de 2010

Júpiter está deshabitado, no hay sicomoro si nadie lo plantó, no hay rueca que espere a princesa, no hay sensación de frío, ni tampoco de calor.
La estética y los paraguas son prescindibles; la una porque se sobrevive y el otro porque no hay paraguas en Júpiter.

En el tiempo de los apostóles
los hombres eran barbáros
se subían a los arbóles
y se comían a los pajáros.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Ayer tuvimos el privilegio mi señora, mi hija y yo, de conocer en persona al señor Blas y a la señora Blasa. Admiro al señor Blas desde hace años, cuando recalé en un foro y quedé asombrado por su talento. El señor Blas es un señor muy inteligente y con una filosofía vital que para mí la quisiera, su perspectiva me educa, porque aunque tengamos la misma edad, él es infinitamente más maduro que yo. Sólo espero que esta pareja tan bella disculpe al fantasmita inmaduro que se apodera de mí cuando bebo, con esa estúpida vanidad de personajillo en la que me envuelvo, es lo peor de mí y espero crecer de una puta vez algún día.
Admiro pues la inteligencia, el talento, la creatividad y el sentido del humor del señor Blas.


Dios mío si este hombre se ganase el pan con su magín... ARDERÍA TROYA.


Esta mañana mi hija me ha pedido que le pusiese el video del señor Blas boxeando, ha sido imposible convencerla de que no hay una segunda parte donde va al dentista a que le repongan los dientes.


Un saludo, family Deker.

jueves, 11 de noviembre de 2010

miércoles, 10 de noviembre de 2010

domingo, 7 de noviembre de 2010






Somos una pareja, Josefino y yo, Josefino es mi demonio, lo quiero mucho y se parece a mí. Desde hace años un doble mío existe en la ciudad, se debe parecer a Josefino y -parece ser- también a mí. Yo, que siempre he anhelado desembarazarme de Josefino, me veo con otro, que no es ni Josefino ni yo, que vive en La Oliva y que debe ser más malo que un día sin pan. Cumpliré Destino, seguro, y un día, alguno que confundiéndome me ha mirado mal y ha dudado, no lo hará y acabará conmigo. Acabaré pagando las maldades de otro, y de paso pagaré las mías. Se acabarán los coches malignos con cristales tintados, los guiños maléficos, las jardineras asesinas y descansaré en paz. Llevaré conmigo a Josefino, y que el doble, el otro, termine con su vida nuestro destino. Y se lleve mal pago, ya haremos cuentas si no.


El día de los torneos, pasé por la morería y vi a una mora lavando al pie de una fuente fría.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Mi profesora de ingles, del insti, se enrolló con el profe de filosofía; algo arcano la filosofía, creo que es una mezcla de mitología y ciencia. Pero filosofía, en primero o segundo de BUP no había, yo sólo sabía algo del Russell por mis mayores. Esos hideputas mis mayores. Eran los tiempos de renunciar a la lucha armada y sólo sabían correrse sobre el papel de periódico que salvaguardaba las sabanas.
Como las palabritas del niño Jesús se las lleva el viento, más de un cate de matar conejos les hubiese dado.

Si en Camboya con Pol Pot, blandengues.

¡Viva Aleksandr Isáyevich Solzhenitsyn!

¡Viva la renuncia a la lucha armada!

¡Viva la muerte de mayores a manos de menores!


¡Allah akbar!

martes, 26 de octubre de 2010

Mis historias son de autobús y apenas las alcanzo pero me monto, y mientras llega mi parada me sale un ectoplasma por la nariz y le digo “absorbe a las chicas guapas”.
Cuando la puerta del autobús me parte el ectoplasma por la mitad, me quedo todo entero en mi asiento y con medio ectoplasma agónico que me dice “papa vuelvo a casa”.
Hoy, la mirada de una mujer se ha ido a pasear con mi mirada. Una desconocida en el autobús. Y el seguro servidor, el siervo, el esclavo, el besamanos impenitente que no confía en las personas ha renovado los votos en el ciego trayecto de los autobuses.

domingo, 24 de octubre de 2010

Lo que El Otoño no sabe lo sabe El Invierno, lo que El Invierno no sabe lo sabe La Primavera, lo que La Primavera no sabe lo sabe El Verano. Fin.
Bajar a la calle a comprar pescado y en lugar de una merluza traer a la casa un crisantemo. No te fíes de la realidad, te traerás una ficción. Y si compras algo, por favor, que sea perecedero, como una merluza; simbólicamente dura menos que un crisantemo y se puede comer. Perecer o morir, elige. Simpathy for the devil.
Yo escogí una mancha verde en toda una gama cromática que me mostraron y me equivoqué.
Las merluzas se corrompen desde entonces, los crisantemos reconfortan desde entonces, me equivoqué desde entonces, desde entonces escribo en este blog.

jueves, 14 de octubre de 2010

Ser matador de sueños es oficio de tinieblas.


Caravaggio, matador de mitos que ayuda a compartir la culpa mía que quiero que sea tuya Fra Angélico.

Tuya y del perro.


¿Dónde?
¿Dónde el perro?


¡Qué me folle un pez, Bacon y una Medusa y el amarillo de Otoño! ¿Dónde el perro?



… los sueños los mato por la mañana, por la noche mi valor es una flor de invierno, me respira por la noche y me asfixia por la mañana.
Podría hacer un esfuerzo, un golpe esfuerzo; voluntad vuelta, mecánica o ida, no sé.
O,


cuando seamos extraños volveremos a probar el conocimiento y volverá a ser el mejor amigo del hombre.


El perro.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Esta es mi canción.
Sois todos uno hijos de puta coma menos el Surlaw y el señor blas. A> tmar por culo, bueno la Diakanova tiene un polvo, joderos romanos. Yo salvé a una alemana. Para qué, he puesto la coma, con un neumotorax nadie es m´s but nadie es un hombre en el desafuero yo lo sé joderos romanos si yo estaré.

martes, 5 de octubre de 2010


Ha muerto el Indio
El popular "indio" de las Tres Mil Viviendas fue encontrado
hace unos días muerto por los efectivos del servicio de
emergencias 061 en plena calle en un día de frío, según
informó hoy el diario ABC de Sevilla.

El "indio" se llamaba Ángel de la Rosa y llegó a ser famoso
por su intervención en la película de Dominbique Abel
"Polígono Sur. El arte de las Tres Mil" y en varios programas
de televisión.

A pesar de pasear por la ciudad semidesnudo y con un arco,
tal y como lo encontraron, era un "pacifista activo" que
intercedía en peleas de su barrio y llegó a encabezar una
manifestación en contra de la guerra de Iraq.

El "indio" de las Tres Mil vivió bajo el puente peatonal
que cruza Bellavista y en una furgoneta abandonada en el
Polígono de San Pablo, pero llegó a estrechar la mano del
Rey Juan Carlos y del Príncipe Felipe.


Pocos días antes de morir le soné los mocos llenos de sangre y nos detuvieron, la polisía, a él le dejaron suelto, y como yo me rebelé un poquito me pegaron un porrazo y me metieron atentado a la autoridad. Cuando volvamos a nacer perderemos las cosas y los otros van a venir aquí. A mí no me pillarán porque estaré muerto.
Esto del Indio pasó hace unos años.
I love you baby, sé ingles mas por cierto y sin embargo sé frances, ye temm ououuuu. Montoneros, racioneros.
Dios mío, está cerrada la droguería.

domingo, 3 de octubre de 2010

sábado, 25 de septiembre de 2010

Según qué días mato a una alondra o pongo una vela a un ruiseñor, según qué días alumbro con una linterna por la noche los yoes de los románticos ingleses y les canto una alabanza o les meto un perdigón; y después, cuando el aire vuelve a ocupar el lugar donde se hizo el vacío, sobreviene la implosión. A este crimen lo llamo experiencia, lo de las alabanzas creo que tiene que ver con la conmiseración.
Una sombra caprichosa en el edificio de enfrente parece el perfil narigudo de un guerrero inca, cuando la tierra se mueva otro poco la pareidolia se irá a hacer puñetas y el ladrillo visto volverá a ser el despiadado horizonte de los treinta metros, de nuevo será metáfora y vuelta a empezar con la alabanza del fracaso y el crimen del perdigón.
Y sin catarsis, sigo con la porquería día tras día en esta Tierra que -quién lo diría- gira alrededor de un sol.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Los golpes son como un derribo, si da tiempo, la otra realidad, el sinsentido en carne propia si da tiempo, hablo de los físicos que se miden en newtons, mecánica de los derribos siempre visible en ese estado de desgracia, de derribo a derribo la otra realidad, ahora con su realidad. ¡Magia remagia! Hay un joven buitre leonado que va a volar en la ExYugoslavia o Rumania y dejará la impronta en España, una joven humana que lo ha querido como una madre.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Malos tiempos para la lírica, algún día llegará que de diez pasen quince, para la muere que muerte que pasen diez ¿Pasan de veinte en veinte?, y, ¿cuántos para la vida?, ¿cinco de cinco?, ¿eso dicen los humanistas y yo lo soy? Pongamos diez de diez y no problems. Opal.

martes, 14 de septiembre de 2010

Hoy he ayudado a mi padre a poner una televisión ¡Ay si mi padre hubiese sido mi abuelo!

domingo, 12 de septiembre de 2010

Mi vida espiritual tiene trazas de grasa y flota en la carnalidad, mi vida espiritual tiene cuatro letras: a m e n: es el principio y el final de una comida, es sampa. Las carpas, en los estanques, engordan y mueren; eso le pasó a mi vida espiritual y se hizo grasa y flotó. Desde aquí quiero rendir un homenaje a las vidas espirituales que flotan, descreídos, montoneros.
No encuentro el video que quería de Hair. Bueno, otro.




viernes, 10 de septiembre de 2010

Dios mío, las hojas, el Otoño…




Hay demasiada luz en el sur y estoy ciego, no hay contraste; apenas personas y árboles que den sombra. Veo la vida pasar y me recuerda constantemente que estoy en las horas bajas, que fui joven y que amé como un cachorrito. No viajar en autobús es imposible, no tengo carnet de conducir. Tendré que soportar la belleza hasta que me muera. Ojala sea en un autobús.


miércoles, 8 de septiembre de 2010




A veces, en invierno, las chicas miran por la ventana del autobús y ven la vida, los árboles, las personas… Pasar. Pero ahora estamos en verano y los hombres trabajadores, algunos que van en furgoneta, sacan la lengua a las chicas como serpientes obscenas. Mano derecha o izquierda no, mano que golpea ha de ser. Tolerancia 100, pero cuando se rebase, crimen y castigo.
Neira es un hijo de puta desde siempre, la ETA también y creo que como los farmacéuticos tiene una serpiente en su anagrama.
Los que delinquen a su puta casa, apoyo a Sarkozy, en esto al menos, los progres con dinero se aprovechan de los inmigrantes y ponen el grito en el cielo cuando algo no es políticamente correcto pero no cuando no es domésticamente correcto, que los jodan.
Y los mineros chilenos bajo tierra, la NASA está interesada en su devenir.
A mí me han mordido serpientes, culebras de agua dulce sin veneno.
El veneno ha sido y es muy importante para la industria farmacéutica.

domingo, 29 de agosto de 2010

sábado, 28 de agosto de 2010

viernes, 27 de agosto de 2010

El amor genital está infravalorado. No se puede hacer nada. Cuando los monos miraban a las estrellas, aún no eran conscientes de ser homínidos. Fue su parentela, revisionista, la que perdió la cabeza con la belleza exterior. Ser homínido, traicionando al mono, es muy jodido. El sino de Judas echó a Judas en el abandono. Del sino del mono vienen estos lodos.

jueves, 26 de agosto de 2010






¡Cuchillada, golpe de arresto, mazazo…! Tendría que haber una Speakers' Corner en todos los parques del mundo donde la gente civilizada pudiese escupir sapos y culebras, hablar de daños colaterales, de objetivos cumplidos, de enemigos internos y externos, de limpiezas étnicas y de estilos de vida. La palabra. Un espacio para la palabra nauseabunda, un sendero de gloria oral, un lugar para el crimen entre ardillas, perritos de las praderas y oyentes ocasionales de Kalashnikov durmiente. Un lugar de almas belicosas, ansiosas por entregar hijos -a ser posible ajenos- a la sangría. Un lugar para el crimen, muy civilizado, amenizado por Bach, donde se distinga al Hombre del Bárbaro; el otro, el inferior, el guarro. Un apeadero donde de nuevo se escuche el Adiós a la vida de Tosca.


martes, 24 de agosto de 2010

viernes, 20 de agosto de 2010

El teclado es percusión.
Se muere, Álvaro Alvarito se muere. Soy de una generación que con el sida se iba muriendo y desde que el sida se cronificó siguen muriendo. Tengo una hija y no tengo el sida y no me voy muriendo. Recuerdo algunos muertos, y si me esfuerzo sus nombres. Alvarito se muere. Nada se puede hacer. Hubo un tiempo, antes de hacerme drogadicto, que trabajé con drogadictos. Después me gaste la subvención en heroína. Llevo años sin drogarme fuerte, salvo con alcohol. Quizás por eso estoy vivo. Alvarito se muere, diecisiete años tiene Alvarito para mí y se muere. Hoy lo he visto, se ha despedido, y yo también. Somos unos duros.
Mañana, el ejército rojo. Un libro que me regaló mi hermano y que nunca leí.

jueves, 19 de agosto de 2010

Silvio. Conciertos caóticos. Inmenso en el derrumbe. La última vez que lo vi estaba sentado en la escalinata de la iglesia de El Salvador, con una cerveza en vaso de plástico en la mano y en compañía de una joven.


miércoles, 18 de agosto de 2010

lunes, 16 de agosto de 2010



Nunca los cómics me han llegado. Excepto los de Robert Crumb.
Frente a mí hay un edificio de ladrillos vistos, de principios de los años sesenta, exactamente igual al que yo habito. Un edificio de una barriada de trabajadores de la época de Franco. Cuando salen a regar las plantas, veo a una anciana y al que supongo su hijo, un rasta cincuentón de rastas de selva amazónica. Ahora, el hijo, se ha pelado al cero. ¿Cómo lo vivirá?
Recuerdo a David, un irlandés que estuvo alojado en mi casa en 1990, en otra casa, en otro tiempo. No he conocido a una persona más auténtica que él. Lo echaron de los Hare Krishna por exceso de amor. Tenía todo el cuerpo claveteado de piercings y era calvorota. Sospecho que quiso follarse al gurú. Era vegetariano y adoraba los gazpachos que yo preparaba.
Otra balada. Voz y guitarra acústica, como a mí me gustan.

domingo, 15 de agosto de 2010

Soy yo, ja ja, así se despidió Pili, una niña bulliciosa que corría por la casa cuando consciente, despierto, contacté con ella inmerso en la última de las escasas parálisis del sueño que de higo a breva me acontecen. Fue en la siesta, la otra tarde. ¿Qué pensar? Todo está dentro, pero parece tan real…

_ ¿Cómo te llamas?
_…ili…
_ ¿Cómo?
_…ili…
_ ¿Cómo?
_…ili…
_ ¿Pili?
_ Soy yo, jaja.





Joder Surlaw, me ha echado de su casa virtual.

sábado, 14 de agosto de 2010

jueves, 12 de agosto de 2010

La chica tenía varios cortes en la muñeca izquierda, de esos transversales a las venas con los que se pretende vivir un poco mejor que en la vida previa al corte.
Sevilla en el siglo XVl fue ciudad de la picaresca en Europa y, ahora, en el siglo XXl, algo queda. A 40º es posible en esta ciudad viajar en el tiempo; sólo hay que ser dócil y dejarse arrastrar por el ser y no estar, por los átomos siempre en movimiento, por la física teórica, por la imaginación y por la cerveza.
En esas estaba cuando divisé un cuadro de esa época pretérita, un grupo de personas que en conjunto no sumaban más dientes que un presentador de telediario de los de ahora. Pedí permiso, les invité a cerveza, litronas compasivas para todos, y me dejaron sentarme con ellos. Había un par de ex legionarios, un par de mujeres robustas, desdentadas pero de belleza interior, no alabé la belleza del alma por no parecer condescendiente y me empleé a fondo en maravillarme con la belleza exterior. Les dije de todo, a lo Pierre de Ronsard, y durante un tiempo de átomos en movimiento me sentí amado. Había algún que otro rumbero flamenco, un mastín, un chucho, una guitarra y la joven de los cortes transversales… Dios mío, qué bella era. No hablé con ella, al menos directamente, me intimida la percepción adquirida de los átomos en pausa, y la observé con detenimiento. Ella me miró con una mirada furibunda. Me dijeron que tenía un novio muy malo. Después, no me acuerdo de nada.

Ejecutan chinos y las autoridades aprovechan los órganos para trasplantes. La memoria celular tiene una segunda oportunidad, a pesar del celo de las autoridades. Al señor X ahora le gusta la música clásica; gracias al hígado de la señora Q, una melómana de armas tomar, supervivencia y vida después de la muerte se amalgaman. Cuánta memoria celular se pierde cada día en el planeta. La religión del futuro será orgánica o no será.



domingo, 8 de agosto de 2010

Soy un sentimental, no un romántico, al modo galdosiano y sin alharacas tomo partido por los débiles. De todas las cosas que me ofrece el pasar, me entretengo con la belleza, no lo puedo evitar. Ayer noche vi Reflejos en un ojo dorado (qué bella Elizabeth Taylor), John Huston y Carson McCullers al alimón. Ya no me pillan en bragas, estoy envejeciendo y rejuvenezco. Amo y no quiero ser amado. He encontrado un lugar que existía, un espacio intercostal, el quinto, y hurgo. En otra película de Huston (Bajo el volcán) lo dice el protagonista, y Zulawski también: Lo importante es amar. Establezco un dialogo con las películas y encuentro entretenimiento, encuentro belleza. Soy un semental, un cerdo al que engañan con un fardo peludo y que con la ayuda de una mano providencial se corre. De pequeño criaba hamsters, aún recuerdo el olor de su semen inagotable, ratoncillos, roedores mascotas. Adoro los ratoncillos, son mis iguales, tan prolíficos, y débiles a vista de pájaro.
Marlon Brando, en la película, un ratoncillo. La Taylor, superficial y adorable.

“Hay una fortaleza en el Sur, donde hace algunos años se cometió un asesinato”

Así, con esta cita, da comienzo la película, quién se resiste.


Fugaz es la belleza, dura menos que un ratoncillo.

miércoles, 4 de agosto de 2010



Tiempos de silencio, de escuchar el Wish you were here sordo. Y ciego, ma non troppo ratoncillos de cálido laboratorio (importante haber leído al Santos). Yo siempre he confiado en las baladas. Las hay para todos los gustos. Incluso el mío, de paladar de plástico, tecnología al poder. Hubo un tiempo de esperanza, supongo. Nombre y graduación, esa es mi tortura. Pero la tortura nunca acaba y podría, si me aprietan, apretar las clavijas a un ratoncillo: soy tremendo cuando canto y peor cuando bailo.
Deseo, me pueden sacar todo.

domingo, 11 de julio de 2010

Surlaw In Memoriam, rastreador de escandinavas.



sábado, 10 de julio de 2010


Dicen que no se debe mirar a un primate fortote a los ojos. Yo lo he hecho. Enmarcado por un culturista cobarde, que bailó –dice- con Paco de Lucía y una mujer que se va muriendo con una sonda en la nariz. La praxis hay que ponerla a prueba. Yo lo he hecho. Y aquí estoy. He mirado al horizonte de los primates superiores; con los titíes no lo hago porque te muerden. He mirado a los ojos. Yo sí. Mañana, el ejército rojo.
Diane, los gorilas no saben manejar machetes. Descansa en paz.

jueves, 8 de julio de 2010




Lo inconsciente remitiría a lo no-dicho en el lenguaje –cosas de Lacan-

Afortunadamente en este video no hay voz en off. Desafortunadamente hay una musiquilla de fondo, una tentativa de aproximación al objeto real, una cucharadita de potito Bledine bienintencionada.

Y sollocen otros poetas
sobre los cuernos de la lira,
con el ritmo de las piruetas
yo rimo mi bella mentira.


Esto que dice Arlequín, el acróbata del lenguaje corporal, en La marquesa Rosalinda, me trae a las mientes que la comunicación más veraz (o al menos el porcentaje mayor de comunicación) reside en el lenguaje no verbal, en el gestual. La manipulación es posible pero habría que ser un consumado arlequín para llevarla a cabo.

¿Ha muerto la novela? En mi boca esta frase quedaría grande amén de ridícula, prefiero pues darle la vuelta a la tortilla y declararme a mí el muerto. No sé cuándo morí para la novela, sí sé que hace un año justamente leí Vida y época de Michael K. de Coetzee y que me entraron ganas de nuevo de leerlas, o más bien de leerle a él. Inicié Desgracia y a la mitad abandoné; y es que siendo muy bueno tenía a mano lo que a mí realmente me gusta: lo testimonial: desde Victor Klemperer a Imre Kertész, pasando por Robert Antelme, Jean Améry, Primo Levi, etc. Sí, literatura de sobrevivientes de una época determinada, mi obsesión.
Probablemente fue el Pessoa de El libro del desasosiego el que me inició hace muchísimos años en este tipo de literatura, no la de los, digamos, Campos pero sí en la testimonial.
Mi hermana, que cree saber mis gustos, me regaló en un cumpleaños El niño con el pijama de rayas. Leí un par de páginas, reconocí la odiosa forma estereotipada de narrar que me ha hecho aborrecer la novela y devolví esa rueda de molino a la estantería. Allí está, desde aquí la veo. Cuando mi hija crezca se la regalaré.

martes, 6 de julio de 2010


La atracción del horizonte es irresistible para los héroes. Los pies haciendo camino y la mirada donde se confunde la tierra con el cielo. La madre de las apariencias, el horizonte. John Wayne y Charlie Chaplin suelen en sus películas ir en pos de él. Y necesariamente alejándose de nosotros.

“El tiempo es la distancia más larga entre dos lugares.” (Tennesse Williams)

El horizonte de Tennessee Williams consistía en rodar empastillado y alcoholizado por las carreteras italianas en busca de jovencitos. Naturaleza humana, contradicciones, conflictos… de eso sabía mucho y se construyó un horizonte a su medida. Para eso era dramaturgo.
La noche de la iguana, seres humanos a la deriva, horizontes degradados, aparentemente…
Encontrar la medida del propio horizonte exige dejar por el camino la ingenuidad, pero, ¿también la sensibilidad? No. No en La noche de la iguana. Un consuelo.

“No esperes el día en que pares de sufrir. Cuando llegue, estarás muerto” (T.W)

El horizonte, la madre de las apariencias.


La balada del café triste, de Carson McCullers, lo recomiendo. Puede parecer que leo, no es así, leí, este libro al menos, y trato de recordar, horizontes.


domingo, 27 de junio de 2010



Hay una expresión que aun aceptándola como lícita me causa repulsión: Estilo de vida.
Se rodea uno de los objetos que puede pagar y que la sociedad de consumo dispensa con profusión y la vida ya tiene un estilo. Me es difícil emplear esta expresión hablando de los masais o de los pastores de la trashumancia, estilo me sugiere algo de esteta territorial, de rol social diferenciador, y aunado con vida me sugiere impostura.


Se acabaron los fajadores, ahora todos quieren dar hostias. Cómo se pueden dar hostias si no se reciben a mansalva previamente. Dar hostias sin causa es de una violencia cruel.
Se dice que Paulino Uzcudun le pegó tal puñetazo a un burro, que introdujo el puño en su interior atravesando las costillas. Paulino era un fajador y sus hostias eran de líbreme Dios de las aguas mansas.
Iñaki Perurena ha sido el mejor levantador de piedras, fue carnicero de profesión y tiene, a mi gusto, carta blanca para dar hostias porque es poeta (bertsolari vamos).
Se podrá pensar que justifico la violencia. Inexacto: justifico las coces de las aguas mansas.

martes, 15 de junio de 2010



No es cosa fácil, discriminar el prejuicio de la intuición. Si el conocimiento intuitivo –que yo entiendo positivo- se alimenta sin rubor con la boca abierta, el prejuicio –que entiendo negativo- debería poner colorado, en cuanto abriese la boca para comer, al conocimiento racional.

De amañar la balanza, coincidiría el peso estimado con el real. El peso del alma se estima en 21 gramos, la altura de Dios en 1´83. Pesos y medidas, ¿quién da más en esta vida? Y además, una estimación, en esta vida, deviene sin esfuerzo en certeza. ¿Quién da más?
Probablemente, en esta vida, El tercer hombre.


Donde van los corazones más pesados que una pluma, voy derechito yo.

martes, 8 de junio de 2010

Me encantan las coreografías de Bob Fosse. Viendo el video se me va la mente, veo a Toulouse Lautrec, a Karl Valentin, a Jacques Tati, a Fellini… Y a mí, bailando.




Y claro, cómo no, el gran Marvin Gaye para inflarme los pulmones del alma.

miércoles, 2 de junio de 2010


Acabo de ver Vania en la calle 42 de Louis Malle. Chejov. La he visto mal; empezada, con interrupciones continuas por motivos domésticos y con la sensación inquietante, por todo esto, de que es el Tío Vania difuso, por cabal, que merezco ver.
Me explico: pensaba en mí, en un principio, como en un hombre agradecido por el privilegio de presenciar. Estar y presenciar, y, gracias a Chejov, en bandeja de plata. Pero a medida que perdía imágenes y subtítulos, un sentimiento de frustración me embargaba. No se puede matar al mar – ni lo pretendiera -, y en cuanto al mensaje en la botella, qué puedo decir si la analogía con mi vida estaba escrita en él.
Pediría a la vida lo que me dio, lo que el Tío Vania ofrece: enseñar deleitando; me pediría a mí lo que perdí: aprender, y a ser posible como antes, sin merma de lo lúdico. La vida, como Chejov, es una dramaturga sabia, y como a él - tengo la intuición - le exasperan las puestas en escena que falsean, que hacen hincapié en el drama cuando la concepción dramatúrgica del autor se inclina sutilmente por la comedia.

Lo bueno: estamos en el mismo barco: los malos espectadores, los malos actores y los personajes logrados.
Lo malo: lo que al Buda perturbaba: enfermedad, vejez y muerte.

lunes, 31 de mayo de 2010


Nunca el nombre de un facha fue más apropiado: César. César, un nombre que causaba espanto, la bestia negra de los juveniles de la época, un líder de Fuerza Nueva, una mole. César y sus subordinados habían dado una gran paliza a mi hermano, el terribilitá, y le habían metido la cabeza en un váter de los aseos del instituto. Una humillación grande para el orgullo de un líder comunista de juveniles; para el joven que había estampado un pedrusco en un coche de la policía – lechera se decía entonces-, rompiendo el parabrisas de los monos en mil pedazos; para el aguerrido combatiente al que visitaron incluso sus profesores cuando se reponía en casa de la brecha en la cabeza que le causó una bomba de humo que, por supuesto, devolvió a los grises. Toda una reputación. Ah, el madriles… joven, airado y mirando hacia adelante. Ahora, que estamos adelante, es medio xenófobo y tiene una gran barriga, pero sigue siendo irascible, y sigue siendo mi hermano.
Pero volvamos atrás… Un día iba yo caminando de regreso a casa, cuando un tipo altísimo, fornido, con cara de buena persona me salió al paso, me saludó como si me conociese y entabló conmigo una conversación colocándose a mi vera muy amable y sonriente. La conversación consistió en responder a las preguntas que me hacía, supongo que para llenar huecos porque parecía conocer muchas cosa de mi familia. Yo, que era bastante ingenuo, no le di importancia. Alguien debió vernos porque al día siguiente mi hermano me sometió a otro interrogatorio y me dijo que cuidadito, que ese amable desconocido era el César. Más adelante nos cruzamos en varias ocasiones y nos saludábamos como lo que ya éramos: conocidos.
Debo mucho a mi hermano, me enseñó, cuando era un alevín, a localizar las salidas en las manifestaciones, a no perder de vista a la policía y a correr únicamente cuando era preciso. Como en los encierros de toros, a los que también íbamos.
Me cago en César.

jueves, 27 de mayo de 2010

lunes, 24 de mayo de 2010




Tengo una cicatriz en la pantorrilla, mi hermano mayor, un temperamento colérico, me clavó una tijera así sin más. Estaba él sentado en el sofá y yo le daba la espalda, creo que se aburría, un hombre de acción sentado, una anatomía sedente terribilitá vamos; si hubiese sido Konstantín, el personaje de Chejov de La gaviota, hubiese matado alguna gaviota, pero como no las había en el piso y yo estaba a tiro… aparte que él ni hablaba de sus motivaciones expresamente, y en cuanto a lo del subtexto, simplemente le era ajeno. En resumidas cuentas, me propuso por matar el tiempo ser su diana, yo le dije algo así como menos lobos caperucita y claro, le di el motivo, le reté. La lanzó y me clavó la tijera en el gemelo izquierdo, miré abajo y me quedé horrorizado, yo ya había pasado por diferentes torturas con él como verdugo, como cuando me asfixiaba con la almohada, pero, sinceramente, creí que no sería capaz. Luego fue tan tierno… me la sacó, me curó en primeros auxilios y me pidió perdón. Yo le perdoné, al fin y al cabo tampoco en esta ocasión me había matado.
El resto de las cicatrices de mi cuerpo, en la cadera, en la barriga, en el tórax… con texto o subtexto soy yo el responsable. Y aquí andamos, perdonándome. Y es que soy un humanista convencido.

sábado, 22 de mayo de 2010





Entiendo la zona gris como tierra quemada donde sacio el hambre recogiendo del suelo castañas. Asadas.

El personal sanitario de la UCI, si no ve pompas de aire formándose en el extremo exterior del tubo torácico del neumotórax, se aburre. Cultura del entertainment en salas donde se muere. Puro espectáculo; no es crueldad.

En otro orden de cosas: el bien y el mal. En tanto a la noche del cazador, soy un maniqueísta convencido. Escupiría sobre las tumbas de los reverendos malvados, sin espectáculo y sin crueldad.
Sin embargo, acometo esta lucha desde mi Sombra –concepto junguiano -, pocas luces tiene mi luz para las batallas entre tinieblas y me asiste la oscuridad sin sonda de La Sombra: para mancharme las manos preciso mi mirada sucia. El precio a pagar: se alimenta y crece.

… Y, sin embargo, sabíamos
que también el odio contra la bajeza
desfigura la cara.
También la ira contra la injusticia
pone ronca la voz. Desgraciadamente, nosotros,
que queríamos preparar el camino para la amabilidad
no pudimos ser amables.
Pero vosotros, cuando lleguen los tiempos
en que el hombre sea amigo del hombre,
pensad en nosotros
con indulgencia.

(A los hombres futuros, Bertolt Brecht)

jueves, 13 de mayo de 2010



Cuando el simbolismo como un perro se domestica y ladra en bucle, la cadena da de sí y el perro permanece. Es un vals fiel que se orina en los bajos de los vestidos desde un reloj souvenir de los años cincuenta. La primera impresión de un acuario es que es la casa de los peces. Agua caliente o fría, poco importa si no hay peces. En el río Tinto hay vida, y no es cuestión de fe, lo dice La Nasa. La Nasa, los rusos, los chinos, los hindúes construyen cohetes y los mandan a Satie. Toma ya vida extraterrestre. Hay vida en los cohetes.

sábado, 8 de mayo de 2010




_ Bueno… hablemos de arte.
_ Bacon.
_ Ya.
_ Cada imagen que veo es un recuerdo.
_ Principio y fin.
_ No acaba.
_ Me he expresado mal.
_ Cada imagen que veo es un malentendido.
_ Cuando Bacon levanta los dos trozos de carne parece una mariposa.
_ Qué sensibilidad tan extraña.
_ Sí, hay otra en la que parece un ángel.
_ ¿Dónde fueron a parar los de Fra Angélico?
_ Auschwitz.
_ No acaba.
_... Cavamos la fosa en los aires no se yace allí estrecho...
_ La lengua no pertenece.
_ Aún Celan no es cliché.
_ Duchamp sí.
_ Pobre mariposa Duchamp.
_ ¿Es compasivo el arte?
_ No.
_ ¿Debería?
_ No.
_… Leche negra del alba te bebemos de noche…
_ Cézanne volvía una y otra vez a su montaña, siempre inacabada.
_ Una oración.
_ Siempre inacabada.
_ Un consuelo; ya sé, siempre…
_ Luego está Koons, con sus mariconadas.
_ Detesto a Koons.
_ Cuestión de gustos.
_ Como todo en la vida.
_ Enséñame las manos.
Tienes las yemas de los dedos iridiscentes.
_ No volveré a coger mariposas.
_ Y cuidado con Bacon. Y con otra mariposa.
_ ¿La de Lucian Freud?
_ Sí.


domingo, 2 de mayo de 2010

Miklós Radnóti, según refiere Kertész, con sus diez últimos poemas ocupa un lugar destacado e indiscutible en la literatura universal. Radnóti fue fusilado y enterrado junto a otros enfermos a pie de carretera en el transcurso de una marcha forzada. A los dos años, cuando se exhumó la fosa común, se encontró en el bolsillo del abrigo del poeta la libreta con los diez grandiosos poemas escritos en el Lager.

“Nuestra relación con otras personas consiste principalmente en discutir y juzgar el carácter y la conducta del prójimo. Eso me ha llevado a un retiro voluntario de virtualmente todo lo que llamamos intercambio social. Debido a esto, en mi vejez me he convertido en un solitario.”
(De esta manera tan impresionante da comienzo Fresas salvajes de Bergman.)

Hay algo espurio en creer que se sabe ¿Qué virus se esconde en El Libro de La Vida que los lectores al poco se creen autores? Miro en derredor y me ahoga tanta suficiencia, tanta autoridad.
Admiro a René Belbenoit, apodado “El Incorregible”. Estar por encima ¡qué horror! Estar por debajo (y tener la oportunidad de atentar contra la autoridad). Sí.

El guiso con papas: un hombre en cuclillas enseña a unos niños muy pequeñitos el sendero de unas hormigas y otro, un psicólogo, de pie, lo recorre con su zapato aplastándolas. Les enseña a aplastarlas. Eso me pasó el otro día. Es difícil mantener la fe en la especie humana.



domingo, 25 de abril de 2010

SABES EL AMOR SABE A POCO TENEMOS LA VIOLENFCIA Amí resabe a poco pero me los paso por el mon amour como a ti te voy a follar cuando qui lo sa

viernes, 23 de abril de 2010

martes, 20 de abril de 2010

Una buena otitis, peyote en dosificación infantil, Castaneda y el padrecito Jung; La Polilla, La Sombra, y San Jorge, que arma sobre sí la armadura, con una mano, y con la otra aparta al dragón. ¡Hostias, si soy yo!, ¡y qué de escamas tiene el San Dragón!
Tuve un estado alterado de la conciencia, de niño, apretaba los dientes y comprimía el espacio, tacto de lo intangible, pedazo de otitis, qué bien me sentó.
Uno sale de sí, ¿adónde?, si está todo dentro; quizá para ver que son uno, el San Jorge y el San dragón. En días de torneos, el aire, a ras del suelo, más o menos inadvertido, más o menos por los tobillos, pasa por la morería. Romancero viejo de cimitarras y espadas de cruz latina. Qué bien hubiesen muerto, con sus caballos y todo, de ser cierta la última carga de caballería; polacos enarbolando sables, que el acero de los panzers, bien lo sabe Céline, se corta como la mantequilla. Si por él fuese, lo haría cada día. Murieron de este modo algunos, es verdad; el cantar de gesta intermitente, caballeros polacos, os lo agradece.
Y para los nobles perros, San Jorge sigue siendo San Bernardo.

lunes, 19 de abril de 2010

FLOWER POWER

domingo, 18 de abril de 2010

Preservo con nicotina los estados de ánimo, es ámbar, hombre de alquimia, eres feliz, la vida sonríe, gracias. Hoy llueve, hay pero no hay penumbra, la lluvia no es fuego, es poderosa, algunas gotas rebotan, qué espectáculo. La nube baja y la acoge. Adoro la lluvia, su abrazo limpio, cauces que se llenan, sequía adiós, podría fumar a dos manos y un pajarillo que vuela. En el río Ganges se han ahogado muchos occidentales y muchos hindúes mueren de hambre. Soy hombre de alquimia y no he ido al Ganges, me ahogo en nicotina, adoro mi karma.
Eddie Vedder sabe qué hacer con sus manos, están para acompañarle, el camino será largo. El hombre de alquimia, con los elementos, pierde la vida, es una gorgona lo que ve si se mira al espejo. Con un estornudo, achísssss, se va, ésta, la muerte y otras estupideces: las que vengan, es así, me es fácil y lo hago.
_ ¿Qué quieres cambiar de ti, hombre de alquimia?
_Sólo quiero conservar, la gotita de sangre, siempre fluida, que en la yema de mi dedo causaron dos espinas.



miércoles, 14 de abril de 2010

Esta noche he soñado que estaba con unos etarras. Uno de los suyos. Tenía miedo, gente violenta, gente de sangre, pero recababa información. Buen infiltrado, Opal: valor, acabar con ellos, objetivo: traición.

“La verdad completa no está en un sueño, sino en muchos sueños”, se dice en Las 1001 Noches. Toda la vida infiltrado, toda la vida soñando y ni media verdad.


La vida tiene sentido, creo en algo misterioso que exige estar atento, que exige, por encima de todo, humildad; si no, pasa de largo, y a sumar dormido cuartos y cuartos de verdad. Cómo me gustaría delegar la responsabilidad, tener una oración para rezar, palabras mágicas que resuciten muertos a la voz de ¡ya! Si tuviese un Credo, podría seguir con todo, con los músculos atrofiados y las vértebras y los huesos rotos, con el deterioro y con la vanidad. Me lo voy a inventar. Soy un infiltrado consumado, seré uno de los suyos, un creyente pasivo, me voy a traicionar: ¡Levántate y anda, Opal!

No funciona. A ver si ahora…

Creo en estar atento pero casi siempre me duermo.
Creo en la geometría divina pero casi siempre la estropeo.
Creo que estoy de paso pero confundo la vida con un pasar.
Creo que lo importante es amar.
Creo en colgar el video de Romy Schneider a todas horas y sin parar.

Y alavémonos el pelo.
Jaén.

Por hoy ya está bien. La oración, por si no funciona, tiene que ser larga, me tiene que durar toda la vida. Ya la continuaré.

sábado, 10 de abril de 2010

Los prejuicios son el escabel para auparse sobre los demás. Los niños que apuntan canas alcanzan a coger trofeos, venerables cabezas del XIX, les da superioridad. Abajo, la insignificancia, la merienda de retrasados; arriba, la composición estética, largos cabellos, barba y carnosidad: la gran cabeza, una personalidad.
Siempre he creído en el poder transformador del arte sobre las personas y sus taburetes; soy un retrasado, obviamente.

Mi cuadro preferido de Munch.
Autorretrato entre la cama y el reloj. (Naturaleza muerta, le llamo yo)




sábado, 3 de abril de 2010

viernes, 2 de abril de 2010







Marcello Mastroianni hablaba del final de la vida como si de un pueblo blanco se tratase, muy pequeñito, destellando en el horizonte sí, pero tan lejano al principio, tanto camino por recorrer… Y qué camino.
El pueblo se iba agrandando, decía, cosas de la perspectiva; del tiempo, que al andar, inexorable hace camino. (Maldito poeta el tiempo que nos mengua el camino. Se hace camino al andar, dice muy poético, muy veraz el hijo puta, pero el pueblo cada vez más cerca.)
Mastroianni, ya en el pueblo, sin camino y viejo, se lamentaba en la entrevista. Y yo con él.
A veces, cuando bailo, me vuelvo negro, huelo a flujo y soy, sobre todas las cosas, pélvico. Tiempo pasa de largo, no me reconoce, qué poco sabe el tiempo, no ve que tengo frío y me entretengo, que no quiero llegar al pueblo, que quiero morir en el sendero destellando negro.

jueves, 1 de abril de 2010

Gag mañanero.

miércoles, 31 de marzo de 2010

Alessandro Moreschi andaba intentando meterse en los renglones torcidos donde Dios escribe a veces.


Cecilia Bartoli.



domingo, 28 de marzo de 2010

Alessandro Moreschi, el último castrati.

Domingo de Ramos.
Canto polifónico arcaico de Cerdeña.





Y el contrapunto.

viernes, 26 de marzo de 2010

Cuando hacía la mili -me destinaron en Madrid- pasé por el colegio de curas en el que estuve interno durante gran parte de mi infancia. Un padre de vez en cuando, una madre desaparecida- muerta, decíamos por los curas - y las tías para pasar los veranos.

Las rejas de hierro forjado de las ventanas que daban al patio seguían siendo las mismas. Miré a un lado y a otro y, siguiendo un impulso, coloqué mi cabeza entre los barrotes para que tomase medidas del tiempo transcurrido. Cuánta cabeza sobraba…

Y apareció el niño.

Se coló como solía, sin temor al castigo, porque como todos los niños sabía que si cabía la cabeza el cuerpo también cabría. Sigiloso, por si se topaba con los cuervos negros, recorrió corredores y pasillos y llegó a la puerta convenida; la abrió, entraron sus secuaces, algo mayores que él, más cabezones, que esperaban en el patio. Recibió sobre la marcha palmadas, felicitaciones, abrazos y… ¡al saqueo! -divididos en comandos, por si los cuervos-, que esperaba el botín en el comedor y en la cocina: botes de colacao, pastillas de redoxón, todo lo que podía ser volcado en una boca abierta, enorme, todo para adentro. Qué importaban las hostias y los correazos si éramos descubiertos.

Me dijo adiós el niño. Miré a un lado y a otro, no quería que me viesen, tenía lágrimas en los ojos.

Época feliz.

miércoles, 24 de marzo de 2010



Hoy, para variar, no he colgado el video de Romy Schneider.

“La solarización es un fenómeno fotográfico en el que la imagen sobre un material sensible a la luz invierte su tono de un modo total o parcial, este proceso se puede efectuarse sobre un negativo o una fotografía. Tras la inversión las zonas oscuras aparecen como zonas de luz y a la inversa, apareciendo un borde definido entre las zonas contrastadas.” (De la Wikipedia).

Puedo suponer, que el borde definido, es la no man's land, la linea que, sin ocupar, siluetea; la tierra menos ambigua, en apariencia: el laboratorio a cuestas.
Puedo imaginar, es más surrealista el verbo, a Man Ray asociando ideas.

Una de sus fotos, arriba.

¿Es la forma el fondo, o viceversa? Fondo y forma se confunden, ¿desasosiega? No debería. ¿Cuántos fondos hay? ¿Cuántas formas? Qué encuentro no es belleza.

Se hace difícil interrumpir el dialogo con ella.

Miro y remiro la fotografía (nunca estaré preparado para la belleza) y me recuesto cual damisela, que me pongo melancólico, que me viene, que ya llega… el síndrome..., buenas tardes am…, de Stendh… Plaf.

lunes, 22 de marzo de 2010




La pérdida nunca quiere irse. Los azahares tampoco, regresan cada primavera, ayer. La pérdida regresa en el ayer, sabe que siempre habrá hoy azahares de ayer para ella. Su primavera.
Romy Scheneider ahogó en el alcohol sus penas, hasta que llegaron a ser ella. Después, se murió, se reunió con la pérdida. La perdida nunca quiere irse pero acoge, y es la bienaventuranza de los que llegan.

Señoras, señores, la representación va a comenzar.


Este año, esta ciudad. Primavera. Como un reloj atómico. Pérdida y primavera.


(Ven aquí, narrador, la pérdida tiene sus exigencias).

- Aquí estoy.

- Dinos, si es cierto que has perdido la primavera.

- Pero, ¿no regresa?

- Qué retórica es esa, responde.

- ¿Es una metáfora?

- ¡Responde, es una exigencia!

- No respondo a exigencias de la perdida. Ya me encontraré con ella.

- Lujuria, pereza, ¿y ahora soberbia?

- Me enfrento a la primavera.

- No tiene azahares.

- También la perdí a ella.

- Lo ha dicho: ¡perdió la primavera!

- Y quién coño eres tú, por qué nos llamas a mí y a la primavera.

- Te llamo a ti.

- ¿Quién eres?

- Seis te dijo el chino, y te llevaste cinco.

- No estoy para Bergmans.

- Lo estás y no te das cuenta.


Chino: Se lo dije y no prestó atención, ji, ji, ji.


Se cierra el telón, sale el enano de Twin peaks al proscenio.


Enano: Hola, soy el enano de Twin Peaks

- Y ahora qué coño pasa, ¿vuelvo a ser el narrador?

- (Más complicada es la vida, y ni siquiera te pregunta)

- El que faltaba.

Enano: Tampoco a mí.

- Vela tu entierro, enano.

Enano: No puedo, estoy muerto.



CONTINUARÁ

viernes, 19 de marzo de 2010

En la adolescencia, libros y películas (creía yo) me enseñaban a leer en las personas. Había tras de mí poca vida y apenas se detenía el significado. Son ahora las personas, ahora que libros y películas son esporádicos, las que, generosas, retornan y vivifican el escaso conocimiento acumulado. Sólo reconozco como tutores la carne, el celuloide y el árbol encuadernado: mi vida escolar fue un fracaso y tan solo fui quince días a una facultad, creo recordar que se llamaba de Historia, y eso porque aprobé las pruebas de acceso para mayores de veinticinco años.

Cuánta belleza. Quisiera como antes intentarlo, estar preparado.

Dos de las películas que vi con quince o dieciséis años:







lunes, 15 de marzo de 2010









Frankie sí la hubiera besado.

domingo, 14 de marzo de 2010

Cabalista es la idea, según la cual, el nombre de Dios está formado por todas las letras, y que con ellas creó el Universo. Modestos factótums en el planeta Tierra, parece ser que se nos permite combinarlas para crear mundos intangibles, e incluso habitarlos.
Pero yo quiero habitar la sopa primordial de letras, precursora de los mundos de la palabra de mis semejantes, cuando la m-e-s-a no es aún mesa y cabe la posibilidad de que no lo sea nunca; cuando el demiurgo pequeñito es una y todas las letras rodeado de todas y cada una de ellas; cuando, siendo letra yo en sopa ajena, podría llegar a ser letra en palabra ajena. Pero no es posible. Ni siquiera recuerdo mi propia sopa, y menos aún cuándo pasó de caldo a engrudo palabrero. Todas las horas hieren y la primera palabra mató mis letras.

domingo, 7 de marzo de 2010




El vacío de estos tiempos que corren está jugando con la comida: exponen platos en museos y los menús inspiran composiciones musicales. Cocina del vacío en la sopa boba del arte actual.

Y qué hay de la cocina vacía y su plato estrella: la sopa vacía, compuesta de agua y tierra, que en tiempos de hambruna comen los artistas del hambre africanos para llenar la barriga y que es tanto más creativa, minimalista e incluso abstracta cuanto menos sustancial es: ¿tendrá su Barceló, ahora que Ferran Adriá va a cerrar El Bulli para investigar…?

Un día, la civilización envió un chef artista al corazón de las tinieblas- el preclaro jefe de cocina que nos descubrió el sabor agridulce de las patitas de Gregorio Samsa -, por ver si regresaba con algún estimulo prístino de mesa y mantel. Volvió con las manos vacías, sin horror que elaborar y sin parásitos intestinales. Nada.

La decepción fue mayúscula.

La intelectualidad artístico-gastronómica vino en auxilio de la civilización, retomó el asunto pendiente de los campos de exterminio- que esta última implementó pero de los que nunca supo extraer los nutrientes – y por doquier se construyeron figones con fogones crematorios, con ollas comunales y niños con pijamas de rayas.

Saciada de hambre la civilización, la decepción fue minúscula.

lunes, 22 de febrero de 2010

Cuánto tiempo pierdo con la sobriedad, que ponte los tacones y taconea y una rosa es, eh, una rosa. Debería buscar el perdón y no encontrarlo.

sábado, 20 de febrero de 2010





¿Dónde hallar mis fresas salvajes? ¿Y si el fraseo del tiempo recobrado careciera finalmente de swing? Me deprime la manzana en lenta pudrición que inspiraba a Baudelaire; pero sé que sólo en ella encontraré mis fresas, aun sin swing.

Aceptar sin reservas la gracia de la vulnerabilidad sin los resabios de la autoayuda merecería ser el trabajo decimotercero de un Hércules contemporáneo. En lenguaje sexista, es un trabajo y una paradoja a medida de hombres y no de semidioses: cuanto más grande se es más pequeño se parece.

Y entre tanto, el hábito franciscano de tela basta que imagino me cubre mientras escribo roza las partes bajas, lo más basto de mí, lo que más siente, sin conflicto.

domingo, 7 de febrero de 2010

Un acto improbable en la vida es verosímil en el cine si el que lo ejecuta es Marlon Brando. Brando, herido de muerte, saca de su boca el chicle que estaba mascando y lo pega en una maceta. El buen morir, un gesto*.
Advertidos: con la ropa interior siempre limpia, por si el amor loco sin nombres y sin pasado acaba en tragedia y el último tango fuese en Paris.
Pero si fuese en Viena, como en Portero de noche, la consunción de los amantes con nombres y con pasado justificaría la licencia de morir, y aun de amarse, con la ropa interior sucia.

* Como el que tuvo Belmondo en Al final de la escapada; bajándose a sí mismo los parpados cuando se sintió morir al ser baleado por la policía.

jueves, 28 de enero de 2010

La sensibilidad se gasta, y su formulación. Parecieran ser una sola semilla helicoidal que cae en mitad de la carretera; después de todo es un globo ocular lo que llamamos ojo y la lengua de Barry White introducida en la boca de Diana Krall es la de una vaca (qué gusto). No la toques más, que así es la rosa, le dijo Antony el de los Johnsons al doctor Moreau.
No la toques más, que así es la rosa; me digo, mirándome al espejo y también: la consumación del amor debiera ser, como es de Natura, asunto de animales pero… Digo yo que en la confusión, el furor canalizado, nos debería llevar a China, que está más cerca de lo que creemos. Pero claro, en la confusión cualquiera sabe.
No hablo llano porque es difícil hacerlo desde el presente inmediato. No digo nada porque ya todo está dicho. Llego a envidiar a los machos de la viuda negra, que mueren mientras copulan. Una sexualidad mortal, exenta de vida y con posteridad.

jueves, 21 de enero de 2010

Viajo en autobús y sin tener oído de portera escucho las conversaciones de los viajeros que me rodean como escuchaban los ángeles de Wenders los pensamientos de los habitantes de la ciudad de Berlín. Me impongo ser comprensivo y gentil como los ángeles de la película y sumar a mi gravidez el peso de otras vidas. Lo consigo; a día de hoy son las relaciones sociales más estables que tengo.
Sufro por esa muchacha que cuenta a la amiga cómo el novio la dejo así sin más, compadezco a la abuela que enumera en una letanía interminable sus padecimientos y me alegro por el niño de pelo cortado al rape que mima el gol de su vida a sus amiguitos. Cielo sobre Sevilla.
Y la geometría: el hombre gordo, solitario, con signos evidentes de trastorno mental; la mujer hermosa, triste; y yo… Un triangulo de silencio. La puerta se abre. Salimos. Tierra sobre Sevilla.

lunes, 4 de enero de 2010

Tener el abecedario en la cabeza es privilegio de los alfabetizados. Con la a se pueden escribir muchas palabras y nunca llegaré a la z. Ahora estoy en la t y tengo muchas palabras por delante. Como con la p, con la que me sentí cercano y lejano. A ti, a mí y a la q.